Jordan Windle era solo un bebé cuando sus padres biológicos murieron en un accidente. Pero no estaba destinado a pasar su infancia en un orfanato, como muchos niños camboyanos. La vida le tenía reservada una familia amorosa y una exitosa carrera como deportista de élite.

Jordan fue adoptado por Jerry Windle, un hombre homosexual, que lo cuidó  hasta que se recuperó de la desnutrición, la sarna y los parásitos intestinales. Jerry ha aprovechado la clasificación de su hijo en los Juegos Olímpicos de Tokio como clavadista para compartir una preciosa reflexión sobre la paternidad gay.

Lee también: Un soltero gay adopta a una niña con síndrome de down rechazada por 20 familias

«Aunque ha habido algunas personas que pensaban que una persona gay no podía criar a un niño equilibrado y mentalmente sano o que se le debía permitir criar a niños; nuestra historia es la prueba definitiva de que esa suposición es puramente errónea y es una falacia».

«Jordan es un ser humano humilde, amable, generoso y cariñoso que sabe y cree que todos los seres humanos han sido creados iguales y que todo ser humano merece ser feliz, amar y ser amado incondicionalmente. En su mayor parte, la comunidad de buceadores ha apoyado increíblemente a nuestra familia. De hecho, muchos de los amigos de Jordan le han dicho que tenía el mejor padre del mundo, ¡y supongo que yo soy uno de los ‘padres guays’!».

Lee también: Una pareja de lesbianas adopta a 4 hermanos para que no los separen

Jordan comenzó a bucear a los 7 años. Ahora tiene 22 años y podrá cumplir su sueño de representar a Estados Unidos en el torneo deportivo más famoso del mundo. En una entrevista Jerry alabó la terminación de su hijo.

«Ha trabajado incansablemente durante 15 años persiguiendo su sueño; ha renunciado a los bailes del instituto, al baile de graduación, a los partidos de fútbol, al regreso a casa, etc., para lograr su objetivo. Nunca he presionado a Jordan en su deporte. Este ha sido su viaje, y estoy muy orgulloso de haber podido darle la oportunidad, y de estar ahí para apoyarlo.»

«Nunca quise que Jordan se sintiera presionado por mí, como hacen muchos atletas. Siempre he apoyado sus decisiones en lo que se refiere a su viaje en busca del sueño olímpico.»

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.