Jornadas de Familias LGTB

La próxima Ley de Diversidad Familiar servirá para que todos los modelos de familia sean tratados con respeto

El 15 de enero de 2021 se clausuraron las X Jornadas de Familias LGTBI, organizadas por el Grupo de Familias de la FELGTB.

Lee también: La FELGTB presenta una guía para educar en diversidad familiar

Como siempre, han sido punto de encuentro y reflexión para quienes entendemos que las familias, y su diversidad, somos el futuro del activismo en muchos terrenos.

Eso sí, han sido unas Jornadas marcadas por la situación epidemiológica actual y, en vez de abrazos y niñas, niños y niñes corriendo por todos lados, nos hemos tenido que conformar con una pantalla y su virtualidad. Aunque no por ello el aprendizaje ha sido menor.

Eva Abril, profesora y activista LGTBI+, nos habló de maternidades cuir. La profesora de psicología y especialista en diversidad familiar, Mar González, mostró resultados de sus investigaciones y trazó líneas de futuro. Charo Alises, abogada y activista por los Derechos Humanos, nos ilustró sobre el bullying homofóbico y cómo actuar frente al mismo. El también psicólogo y activista por los DDHH, Mariano Beltrán, nos introdujo en el mundo de las corporalidades, las diversidades y los derechos en la infancia LGTBI, una infancia que reclama su lugar, y, por último, Josefa Suárez relató su transición personal y social hasta definirse como adre trans.

Por supuesto, no faltó la presencia de asociaciones de familias hablando y debatiendo sobre retos pendientes, proyectos de futuras leyes, la escuela, etc.

Pero permitidme que, de todo lo dicho, resalte las palabras de una política. De Patricia Bezunartea Barrio, directora general de Diversidad Familiar y Servicios Sociales. Porque ahora contamos con esta DG, un órgano de la Secretaría de Estado de Derechos Sociales del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, responsable de la prestación de servicios sociales en el ámbito de los diferentes tipos de familia.

Lee también: Las familias LGTB pierden derechos al cruzar fronteras

Creo que coincidiremos en que, si algo nos duele a un padre o una madre, es que dañen a quien más queremos.

Como tantas y tantos otros niños en familia homoparental, mi hijo está en riesgo de ser acosado o sufrir algún tipo de discriminación. Por la familia que tiene. Porque la escuela sigue sin reflejar la diversidad de la que él forma parte. Porque se precisa la formación del profesorado en diversidad de género, afectiva, familiar y social para que los centros docentes sean ambientes seguros para todas y todos los menores.

Bezunartea, en la jornada inaugural, explicó que la diversidad es una de las características básicas para definir una sociedad avanzada y democrática. Las familias somos el espejo en que se reflejan todos los cambios de un país y quienes trasladamos esos cambios al día a día, a las calles y mercados, a parques y colegios. Somos la luz del cambio. De ahí el miedo que inspiramos a grupos retrógrados, como Vox y similares.

En su mensaje afirmó que «En la sociedad española actual coexisten múltiples modelos de convivencia familiar, todas ellas revestidas, como no podía ser de otra manera, de la misma dignidad y merecedoras de respeto y protección jurídica, social y económica, como establece el artículo 39 de la Constitución».

Además, espera que la próxima Ley de Diversidad Familiar «sirva para avanzar hacia una sociedad más justa, más equitativa, más sostenible y más inclusiva, donde todos los modelos familiares sean tratados con el respeto y la consideración que merecen».

Antes de la regulación del matrimonio igualitario, los nuevos modelos familiares ya éramos una realidad, pero, tras su aprobación, la definición de familia se enriqueció considerablemente. En la actualidad hay familias con uno, dos o más progenitores. Las hay homoparentales, heteroparentales o transparentales. Reconstituidas, por coparentalidad o por intencionalidad. Familias por reproducción natural, método ROPA, inseminación o gestación subrogada. Adoptivas, de acogida y otros modelos que configuran una heterogeneidad que nos hace mejores.

Que esta riqueza se vea reconocida y protegida, legalmente, es esperanzador.

Por ello son de agradecer las palabras de la directora general.

Ojalá la clase política sea capaz de ofrecer a la sociedad una ley que, de verdad, haga que todos los modelos familiares sean tratados con el respeto y la consideración que merecen.

Todos. Sin exclusión. Porque todas las familias somos iguales.