Polonia no es un paraíso para las parejas LGTB, no. Dos personas que se aman no se pueden casar si son del mismo sexo, y tampoco pueden inscribir a sus hijos como las parejas heterosexuales, dejando a los niños en una injusta situación de desprotección. 

Pero acaba de suceder algo insólito y sin precedentes en Polonia, que un tribunal ha autorizado a una pareja de lesbianas a inscribir a su hijo como de las dos. La petición fue presentada por primera vez en una administración local en 2015, cuando una mujer polaca solicitó registrar a un niño nacido el año anterior en 2014, según el periódico ‘Rzeczpospolita’. La mujer y su pareja se habían registrados ya como madres del bebé.

El caso llegó a la judicatura y este jueves el Tribunal Supremo Administrativo ha fallado a favor de la pareja, según un portavoz de la corte. Los medios han destacado que se trata de la primera sentencia de esta índole en Polonia, donde el gobernante Partido Ley y justicia (PiS) mantiene su firme oposición a cualquier tipo de aperturismo. Un abogado de Campaña Contra la Homofobia, Pawel Knut, ha destacado que “la sentencia abrirá nuevas posibilidades legales para los padres gays”.

Nos alegra mucho dar este tipo de noticias, básicamente porque son pequeños grandes pasos que conducen a la igualdad, no solo de nuestras parejas, también a la de nuestros hijos, que tienen derecho a ser tratados legalmente como todos los niños.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar