Mi princesito es un cuento que, a pesar de que su primera edición fue hace cuatro años, sigue siendo de lectura imprescindible ya que rompe con las normas de género y es una historia real sobre la aceptación.

Su creadora, Cheryl Kilodavis, narra la historia de su hijo, un pequeño que decide acudir a la escuela vestido de princesa. Su temor a que sufriese bullying por ese motivo, es lo que la llevó a escribir este relato.

“Escribí esta historia como herramienta para que niños, niñas y adultos hablasen sobre la amistad incondicional. Empecé a temer que se metieran con mi hijo o le acosaran por ir al colegio con un vestido, así que hablé con su profesora. Ella habló a su vez con otras personas sobre mis temores e hicimos un plan para apoyarle a él y a otros niños que también eran diferentes.”

MI PRINCESITO, interior

Este cuento trata de que los niños se puedan poner en el lugar del otro. Trata de hablar de algo tan básico como la empatía.

“La empatía supone hacer esfuerzos. Implica prestar atención. Requiere compromiso. Necesitamos practicarla. Y practicarla más. Y volverla a practicar. Somos un ecosistema. Nuestra empatía por otras personas y por el mundo en su conjunto depende de unos y de otros. Al interrelacionarnos, celebramos esa persona extraordinaria que todos llevamos dentro.”

En definitiva, lo que esta tierna historia quiere hacer llegar a todos es lo importante que es el respeto, la amistad y la tolerancia.

La traducción al castellano ha sido realizada por Lucas Platero y el libro lo podemos encontrar en Edicions Bellaterra.

Cheryl y su hijo, protagonista del cuento

Cheryl y su hijo, protagonista del cuento

mi princesito 4

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.