Samantha Flores, activista trans, protagoniza campaña de Gucci

Una activista trans de 88 años, nuevo rostro de Gucci

La inclusión nos hace felices. El que mundos que parecían tan cerrados a la diversidad, como por ejemplo la política o la moda de antaño, empiecen ya a evidenciar que hay vida más allá del hombre o mujer heterosexual cis. Que lesbianas, gays, bisexuales y trans existimos, que nuestra orientación sexual e identidad de género no nos incapacita para hacer cualquier cosa que hacen los que durante muchos años se consideraron los «normales».

Por eso hoy celebramos que Samantha Flores, una activista trans histórica, de esas a las que las nuevas generaciones tenemos tanto que agradecer, haga historia hoy en el mundo de la moda.

Lee también: La activista trans de 99 años y su peculiar campaña para recolectar fondos para mayores LGTB

Samantha tiene 88 años. Nació en México, emigró a Estados Unidos y años más tarde regresó a México a regentar un hotel. Ver morir a sus amigos de VIH fue lo que la impulsó a dedicar su vida al activismo LGTB, en ese momento ya tenía más de 60 años.

Samantha soñaba con un espacio para los mayores gays, lesbianas, bisexuales y trans, un espacio para ser familia. Fundó la organización Laetus Vitae y también la Casa de Día para Mayores LGTBI «Vida Alegre».

Gucci y Vogue la han captado para su campaña «Bajo el mismo techo«, una campaña orientada a visibilizar la diversidad familiar y a reflejar que no somos tan diferentes los unos de los otros si se nos analiza bajo el mismo techo.

En su entrevista a Vogue Samantha deja claro que para ella la familia es compartir propósitos e ideas en cuanto a ayudarse y cuidarse los unos a los otros.

Lee también: Abuelo de 90 años sale del armario y busca al amor de su vida

En la campaña también participan la mujer indígena trans Andi Silva, Magdaleno Delgado, modelo no binario, y Zeta Garza.