Hoy, día 1 de diciembre, es el Día Mundial de la Lucha contra el VIH-Sida. Hoy se conmemora la lucha contra esta enfermedad por parte de muchos colectivos y de muchos investigadores. Una enfermedad que empezó como mortal para todo aquel que la contrajera, hoy día ya no supone una sentencia de muerte pero sigue siendo de carácter crónico (es decir, para toda la vida). Las investigaciones cada vez están más avanzadas y los tratamientos cada vez ofrecen más garantías. Pero no podemos relajarnos, en España hay entre 3000 y 5000 nuevas infecciones al año.

Las campañas de prevención que surgieron, en un primer término, del movimiento gay en Estados Unidos y que, hoy día, se llevan a cabo desde muchos organismos, han acusado los recortes económicos. En la Comunidad de Madrid se han vetado todas las subvenciones para estas campañas, lo que hace saltar todas las alarmas. Dado que el VIH ya no es mortal de necesidad y que no hay campañas para concienciar, los nuevos contagios podrían ascender en número peligrosamente.

Por suerte, el cine siempre ha sido un buen aliado para esta clase de campañas. Muchas películas se han preocupado por demostrar el drama que hay más allá de la enfermedad, el día a día de las personas que lo sufren. Además, podemos ver la gran evolución que ha habido con respecto a esta enfermedad, desde las películas que reflejan la primera época del Sida, allá por los 80, hasta películas muy actuales. Estas son mis recomendaciones, películas que no puedes dejar de ver, ordenadas según el momento histórico que relatan. VIH en el cine:

  • Mi nombre es Harvey Milk (2008)

La película cuenta desde 1972 (su llegada a California) a 1978 (año en que fue asesinado) la vida y obra de Harvey Milk (interpretado por Sean Penn), un importante activista político por los derechos de los homosexuales en California. Eran los primeros años del Sida y se refleja muy bien en la película cómo se intentó combatirla y cómo la sociedad reaccionó en contra de los homosexuales, cargándoles con un estigma que, en la actualidad, aún sigue vigente. Además, uno de los protagonistas tiene VIH (no digo quién para no fastidiar la película), por lo que se le da también un punto de vista más personal. Es una película imprescindible para conocer el surgimiento del movimiento LGTB y para aprender sobre este gran personaje que algunos aventuran a llamar “el Martin Luther King de los homosexuales”.

  • GIA (1997)

La película protagonizada por Angelina Jolie cuenta la vida de Gia Marie Carangi, una supermodelo de los años 70. Refleja a un personaje complejo donde los haya en una espiral de autodestrucción por las drogas. Esta película es una de las fundamentales principalmente por dos cosas: la actuación de Angelina es fantástica y porque es de las primeras películas que desvinculan el Sida de los gays y lo refleja en la drogadicción, otro de los grandes “grupos de riesgo” que se estigmatizaron al comienzo de la pandemia del Sida. Es importante aclarar que no existen grupos de riesgo, sino prácticas de riesgo (no por ser drogadicto vas a contagiarte de sida, sino que si compartes una aguja te pones en riesgo).

  • Dallas Buyers Club (2013)

Esta película cuenta la historia de Ron Woodroof, un toxicómano, homófobo y mujeriego, interpretado por Matthew McConaughey, al cual en 1986 le diagnostican VIH y sólo le dan 30 días de vida. Sin embargo, Ron no se rindió, buscó medicamentos que estaban prohibidos en Estados Unidos por todo el mundo. Sin duda, creo que no dejará indiferente a nadie.

  • Rent (2005)

Película inspirada en un musical estrenado en Broadway allá por 1996. Cuenta la vida de unos jóvenes entre 1989 y principios de los 90. Dada la época, como las anteriores, refleja esos primeros años del Sida tan problemáticos. Supone también una diferencia en cuanto a los personajes que sufren la enfermedad. Aunque en este caso sí lo asocia a colectivos más marginales: un travesti latino, un profesor de raza negra y a dos drogadictos. Pero como hemos visto, la enfermedad no hace distinciones.

  • Philadelphia (1993)

Fue toda una revolución cuando se estrenó y, aunque ya es de sobra conocida, no quería dejarla pasar por alto. Especialmente por un hecho más que significativo, Tom Hanks ganó el Óscar de la Academia de Hollywood por interpretar el papel de un homosexual sin caer en ningún tipo de cliché. Supuso una gran visibilización del estigma del Sida y, por ello, se merece estar en esta lista de imprescindibles.

  • Sólo ellas… Los chicos a un lado (1995)

La excepcional Whoopey Goldberg nos deleita con un drama sobre mujeres. Es la historia de tres mujeres que emprenden un viaje para dejar atrás un pasado tormentoso. Como veis, sigue la estela de las películas de los 90, donde el drama es el principal impulsor (muy asociado a la tasa de mortalidad de la enfermedad). Es una historia entrañable e importante en la educación acerca del Sida: ya no es un personaje homosexual o drogadicto el que sufre la enfermedad, sino una mujer normal y corriente, blanca, heterosexual y más bien mojigata. Porque el Sida no entiende de edad, género, clase social u orientación sexual, sino de prácticas de riesgo.

  • El orfanato (2007)

Aunque no es una película donde su tema central sea el VIH, sí tiene gran peso. A partir de aquí, va a haber spoilers, por si prefieres verla antes de seguir leyendo. La película de terror y suspense refleja el Sida en el niño protagonista, Simón, lo que tiene su relevancia, como he comentado en las anteriores. Pero, por otra parte, nos transmite ese miedo a la muerte cuando se habla de VIH o, lo que es peor, como se estigmatiza y se le intenta sobreproteger por este hecho, viviendo con un miedo que no hace sino acrecentar los problemas que pueda llegar a tener Simón. En la página de Notiese puedes encontrar un artículo muy interesante donde habla sobre este hecho.

  • Cachorro (2004)

(Contiene spoilers). La vida de Pedro cambia cuando su hermana le deja a cargo de su sobrino. Pedro es homosexual y lleva una vida de lo más desinhibida. Pero poco a poco surge una complicidad especial entre ellos que acaban estableciendo un vínculo muy bonito. Lo que no se sabe, y no surge hasta el final, es que Pedro tiene VIH. Demostrando así que la enfermedad no tiene por qué limitar a nadie en su idea de formar una familia. En estos artículos podrás descubrir cómo puedes ser padre o madre si tienes VIH, ¡muy interesante!

Aida Castaño

Psicóloga sexóloga en el Centro terapéutico Hedoné

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies