Donald Trump no oculta ni disimula su homofobia. Para que te hagas una idea te lo explicamos así. Si John y Carol, una pareja heterosexual, tiene un hijo en el extranjero, ese niño pasa directamente a tener la ciudadanía estadounidense. 

Pero si John tiene un hijo con Bruce, o Carol tiene un hijo con Ana, esos niños no. Homofobia pura y dura. Tratar a nuestras familias como si fueran de segunda. 

Un cambio en la administración de Trump a la forma en que se implementa la ley de inmigración ha llevado a que a los hijos de parejas del mismo sexo se les niegue la ciudadanía estadounidense.

VER: Un estudio confirma que los hijos de parejas del mismo sexo tienen mejores resultados escolares

Hace varios años, el Departamento de Estado emitió reglas sobre cómo implementaría la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) de 1952. Antes, bajo el INA, un niño nacido de una pareja casada que vivía en el extranjero tenía derecho a la ciudadanía estadounidense al nacer si uno de sus padres era ciudadano estadounidense.

Pero eso cambió en 2017. «El Departamento de Estado de Estados Unidos interpreta que el INA significa que un niño nacido en el extranjero debe estar relacionado biológicamente con un padre ciudadano de Estados Unidos.» Dice el sitio web del Departamento de Estado. “Incluso si la ley local reconoce un acuerdo de subrogación y encuentra que los padres de Estados Unidos. Son los padres legales de un hijo concebido y nacido en el extranjero … si el niño no tiene una conexión biológica con un padre ciudadano de los EE. UU., El niño no será ciudadano de los EE. UU. nacimiento.»

Esto no cambió nada para las parejas heterosexuales casadas. Las solicitudes de pasaporte no preguntan si un niño fue concebido con la ayuda de un espermatozoide o una donante de óvulos, lo que puede cortar el vínculo biológico entre el niño y el padre estadounidense.

Tampoco solicitan pruebas de ADN a padres heterosexuales en los casos en que el padre es ciudadano estadounidense, aunque su matrimonio con la madre no significa que haya una «conexión biológica» con el niño.

En cambio, el Departamento de Estado generalmente asume que las personas que están en el certificado de nacimiento son los padres del niño, si los padres son directos.

Pero las madres lesbianas y los padres gays no. El Departamento de Estado no está dispuesto a aplicarles el mismo supuesto de filiación. Lo que significa que sus hijos pueden terminar siendo etiquetados como nacidos «fuera del matrimonio» a los efectos de la ley de inmigración, incluso si sus padres gays o madres lesbianas estaban casados.

The Daily Beast habló con varias familias que no han podido obtener pasaportes para sus hijos. Allison Blixt, que es estadounidense, y su esposa Stefania Zaccari, han estado viviendo juntas en Londres desde 2008 (en la foto principal).

Cuando su primer hijo, Lucas, nació en 2015, intentaron conseguirle un pasaporte estadounidense. «Pensé que obtendría la ciudadanía, porque estábamos casados», dijo Blixt. «Él sería visto como mi hijo, sin duda».

Debido a que Lucas nació del útero de su mujer, Zaccari, fue considerado un nacimiento «fuera del matrimonio», a pesar de que Blixt y Zaccari estaban casadas ​​en el momento de su nacimiento y ambos estaban en su pasaporte.

Dos años más tarde, cuando Blixt tuvo su segundo hijo, Massimiliano,siendo ella la gestante, pudo obtener un pasaporte estadounidense de inmediato. «Básicamente dicen: ‘Sí, Massi es tu hijo, pero Lucas no lo es’. ¿Cómo explicamos eso a nuestros hijos, que no son lo mismo? Eso es espantoso «, dijo Blixt.

“Lo tratan como a alguien que no tiene conexión con los Estados Unidos. Es ofensivo».

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.