China, en un inexperado compromiso con los derechos humanos, acaba de aceptar las resoluciones de las Naciones Unidas que le exigen proteger los derechos de su población LGTBI.

Los estados miembros de la ONU instaron a China a adoptar una legislación contra la discriminación y para promover la igualdad LGTB.

El Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU hizo cinco recomendaciones con respecto a los derechos del colectivo y, en respuesta, China aceptó los cinco. De hecho, afirmaba que ya habían comenzado a ponerse en marcha.

«Esto demuestra plenamente la determinación de China y su actitud activa y abierta hacia la promoción y protección de los derechos humanos», escribió China en su respuesta al consejo de derechos.

La ONU también hizo recomendaciones con respecto a la libertad de expresión, las reformas democráticas y el tratamiento de las minorías étnicas y religiosas. En este caso, China rechazó la mayoría de las sugerencias.

China legalizó el sexo homosexual en 1997 y lo eliminó de la lista de enfermedades mentales en 2001. Pero, en una sociedad conservadora y orientada a la familia, muchos chinos LGTBI viven en el armario. No existe una legislación contra la discriminación y  el matrimonio igualitario  también es ilegal.

De hecho, los últimos meses han visto un retroceso respecto a los derechos de los grupos LGTBI y los activistas.

La Asociación de Servicios de Red de China (CNSA, por sus siglas en inglés) prohibió oficialmente el contenido LGTB de Internet de China en junio de 2017. La CNSA etiquetó la homosexualidad como  «comportamiento sexual anormal».

Pese a todo, los activistas LGTBI en China no confían en la promesa del gobierno ya que a principios de este año, las autoridades en China cerraron dos organizaciones LGTBI.

Leer también China crea la primera Fundación para la recaudación de fondos LGTB

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.