Lo de Polonia parece una película mala y de malos. Ver como un país, desde que la extrema derecha consigue gobernar el país, aumenta el sufrimiento y la presión sobre personas como tú y como yo, hombres gays, mujeres lesbianas, bisexuales y trans. 

La calidad de vida del colectivo LGTB ha retrocedido tanto que ni siquiera el guión malo de una película podría sorprendernos tanto.

Lee también: Parlamentarias polacas acuden vestidas de bandera LGTB a la sesión para protestar contra la homofobia del gobierno

Ahora son los obispos polacos los que se unen en documento para pedir la creación de centros de «conversión» LGTB, centros que ya ha dicho Naciones Unidas, no son más que lugares de torturas para personas no heterosexuales y personas con una identidad de género diferente a su sexo de nacimiento.

Lee también: Conoce como es por dentro una clínica para «curar» lesbianas

Sí, Polonia, el país tristemente célebre por sus campos de concentración en la Segunda Guerra Mundial, plantea crear otros centros de tortura.

Lee también: Así crece el odio hacia el colectivo LGTB en Polonia

“La sexualidad diferente no es un juicio irrevocable o un código irremplazable, sino un síntoma de heridas en varios niveles de la personal. En vista de los retos creados por la ideología de género y los movimientos LGBT+, y especialmente con las dificultades, sufrimiento y heredas espirituales de esta gente, es necesario crear clínicas, con la ayuda de la Iglesia o dentro de su estructura, para ayudar a esta gente a recuperar su salud sexual y orientación sexual natural”. Esto puede leerse en ese documento presentado por los obispos.

En Polonia las cosas ya van mal. Yo, la redactora, soy una mujer lesbiana embarazada con un embrión que tenía congelado.

¿Sabéis que si viviera en Polonia no podría haberme embarazado con mi propio embrión? No, porque el gobierno ha secuestrado a los embriones de lesbianas, no deja que sean transferidos a los úteros de sus mamás porque en esas familias no hay «padre». Así de tremendo.

Lee también: Una pareja gay reparte en Polonia mascarillas con la bandera LGTB para frenar la homofobia y el coronavirus

Desde el gobierno se quiere prohibir el matrimonio igualitario (y no es que esté legalizado, no, simplemente quiere prohibirse), hay zonas que se han declarado «libres de LGTB+», como si fuéramos una plaga que hay que erradicar, y el presidente ha declarado que la homosexualidad es una “amenaza para la identidad polaca, para la nación, para su existencia y, por lo tanto, para el Estado polaco”.

Sí, da miedo, parece una película de terror. De las malas y de de muy malos.

2 Respuestas

  1. feminiateo

    No podemos rendirnos ante el acoso que se sufre en Polonia y en otros países. Debemos construir movimientos más fuertes, donde la gente se relacione de una manera más estrecha y para ello, tenemos que dejar atrás esa época de individualismo exacerbado de la que venimos. Son muy positivas también las alianzas con los feminismos. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infinito5.home.blog escribo sobre ella.

    Responder
  2. Jon

    Triste y dura la situación LGTB en Polonia. Una corrección por favor, los campos de concentración no fueron polacos, sino alemanes abiertos en una Polonia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial. Gracias.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.