Una mujer australiana quedó devastada después de que le dijeron que ya no se le permitía visitar a los residentes en un centro de atención para la tercera edad debido a su sexualidad. La mujer de 84 años, conocida como Malloy, dijo que estaba horrorizada cuando fue reprendida por el centro de atención donde había sido una visitante voluntaria habitual desde que falleció su mujer, con la que había estado durante 22 años.

Recibió una carta que decía que había habido «una serie de inquietudes» de los residentes, que una gerente de enfermería explicó en una reunión posterior que estaban relacionadas con su condición de lesbiana.

«Ella dijo que no se me permitía hablar sobre mi sexualidad con los residentes», dijo Malloy a la Comisión Real Australiana sobre Seguridad y Calidad del Cuidado del Anciano.

VER: La boda de dos lesbianas mayores se hace viral

En la reunión, Malloy dijo que se sintió «incómoda y humillada» por el gerente, quien dijo que solo podía seguir viendo a un pequeño puñado de residentes.

«Estaba devastada cuando me dijeron que ya no se me permitía visitar a todos mis residentes habituales y escuchar que se habían estado quejando de mí». Malloy dijo que si bien ella no ocultaba su sexualidad, no era algo de lo que ella iría activamente y hablaría con los residentes.

Malloy dijo que no creía la afirmación de que los residentes habían presentado quejas sobre ella. Recordó que el gerente le dijo a otro profesional: «No tenemos gente así aquí, y la gente no quiere saber nada de eso. Estaba claro que tenía un sesgo homofóbico hacia mí».

VER: Soledad en la tercera edad. Más de la mitad de los mayores LGTBI viven solos

Sobrevivió a una terapia de conversión

Malloy dijo que la terrible experiencia le trajo recuerdos traumáticos de su pasado. La comisión escuchó que cuando era adolescente, Malloy había sido atacada por su madre después de que fue descubierta en su habitación con una novia, mientras que su padre la había estado insultando durante años. En 1960, con 25 años, sufrió un colapso y fue ingresada en un hospital psiquiátrico.

«Me dijeron que si alguna vez volviera a ser lesbiana practicante, Dios no me amaría. Mi psiquiatra probó varios tipos de terapia de conversión en mí, incluida la terapia electro-convulsiva y el tratamiento con LSD».

Ahora es una defensora de las personas LGBT mayores, y continúa ofreciendo su tiempo como voluntaria visitando a los residentes en las instalaciones de al lado de su propio sitio de retiro.

«Experimenté mucha discriminación cuando era más joven y estos eventos trajeron de vuelta todos esos sentimientos negativos. Creo que las personas LGBTQI deberían ser tratadas con respeto y las personas deberían ser ellas mismas sin tener que ocultar su orientación sexual».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.