Un día de verano, de vacaciones por las playas de Cádiz, se me activó eso que llaman el “reloj biológico”. Mi novia y yo habíamos hablado previamente de la maternidad, ella quería y yo no lo tenía muy claro, así que hasta ese momento mi discurso era “estamos mejor solas con nuestro perro y nuestros dos gatos”.

Pero en esas vacaciones conocimos en la playa a una pareja de chicas que tenía una niña. Ya sabéis como somos las lesbianas que rápidamente nos hacemos amigas de otras lesbianas. Nos vimos durante una semana y fue un gran acercamiento a lo que es la maternidad. Básicamente nos imaginé a mi chica y a mi como mamás y me gustó la idea de ampliar la familia. Fue todo una especie de enamoramiento con esa pequeña.

Cuando volvimos a casa, a Valladolid, estuvimos hablando con nuestros padres, si finalmente nos embarcábamos en la maternidad necesitaríamos ayuda. Ya os podéis imaginar, estaban encantados.

A la primera consulta en la Unidad de la Mujer Recoletas fuimos Paula, mi chica, mi madre, su madre y yo. ¡Vaya cuadro! Nos explicaron todas nuestras opciones para buscar un embarazo, una inseminación, fecundación in vitro, método ropa… Y esta fue la que nos encantó a las cuatro.

Si tienes dudas con respecto a este método, te contamos las tres razones por las que nos decidimos con el Ropa en la Unidad de la Mujer Recoletas:

  • Porque yo no me quería embarazar:

Paula siempre ha querido que tengamos dos hijos, uno nacido de su óvulo y otro nacido de mi óvulo. Pero yo nunca me he querido embarazar, no me llama la atención, me da miedo, y siempre tuve claro que una de las ventajas de ser lesbiana es que hay dos úteros. Y la única posibilidad de tener un hijo “mío” era donando un óvulo a mi chica, algo que solo pueden hacer las mujeres lesbianas casadas.

  • Porque es un hijo biológico de las dos

No creo que sea necesario tener un vínculo genético con un hijo o una hija. Creo que el amor se siente igual siendo un niño adoptado, un niño concebido con un óvulo que no es propio, o un niño con un vínculo genético. Pero cuando nos presentaron las opciones de embarazo nos pareció una idea muy bonita que nos implicáramos las dos en el nacimiento de mi hijo. Aportando yo el óvulo y Paula embarazándose.

Ha sido una preciosa manera de concebir a nuestro hijo, pero también lo será el siguiente aunque no sea Ropa, porque Paula se embarazará con su óvulo gracias a una inseminación artificial.

  • Porque tienes más posibilidades de conseguir un embarazo

A la hora de conseguir un embarazo a través de la reproducción asistida hay muchas cosas que cuentan, la edad de la mujer, sus hábitos de vida, la calidad del óvulo, etcétera (VER Guía de la Fertilidad), pero más allá de esto, tomando en cuenta sólo la técnica, en el ROPA tienes muchas más posibilidades de lograr un embarazo porque el óvulo se extrae y se fecunda en el laboratorio. Y ya una vez fecundado se transfiere al útero de la madre gestante.

En una inseminación artificial se deposita la muestra de semen en el útero, teniendo los espermatozoides que realizar el trabajo de dar con el óvulo para fecundarlo.

Nosotras estamos encantadas, si tenéis alguna pregunta, no dudes en contactarnos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar