Ser madre por una fiv genetic

«Lo teníamos todo en contra, pero luchamos por nuestro sueño de amor»

Mayo es un mes especial. No solo se celebra el Mes de las Familias, como estableció Naciones Unidas desde 1993, fecha muy inclusiva cuando se trata de familias como la mía, es también el mes donde por fin Diana, mi mujer, y yo, nos hemos convertido en mamás.

Lee también: Las mamás lesbianas de hoy, no te pierdas el podcast de MíraLES

No ha sido fácil, más bien ha sido un camino cuesta arriba. 5 inseminaciones fallidas y una fecundación in vitro que terminó con un negativo y, después, cuando por fin conseguimos embarazo, con un aborto espontáneo.

Solo quienes han estado en este camino pueden entender el dolor y la frustración de las betas negativas. Y lo que es peor, la alegría de por fin ver una ecografía con tu bebé ahí, y perderlo a las pocas semanas.

Mi esposa y yo estábamos devastadas. ¿Por qué era tan difícil? Cuando nos armamos de valor para hacer otro intento llegó la pandemia y el cierre de las clínicas. A seguir esperando.

Aprovechamos el confinamiento para sanarnos por los negativos, para mejorar los hábitos. Estábamos encerradas y hacíamos más deporte que cuando no lo estábamos.

Lee también: Mi chica y yo queremos embarazarnos, ¿Cómo decidir quién?

Apenas empezó a reabrirse todo decidimos probar en IVI una FIV Genetic. Unas amigas que pasaron por abortos espontáneos y problemas para concebir nos la recomendaron. La FIV Genetic es una fecundación in vitro que incluye un diagnóstico genético preimplantacional.  

Los embriones que se forman se someten a una biopsia que permite descartar los que no serán aptos para la vida y comprobar que no tengan anomalías cromosómicas, las que no solo pueden manifestarse con diversas enfermedades, sino que también con los temidos abortos durante el embarazo.

Tuvimos que esperar unos días los resultados de la biopsia. Estábamos nerviosas. ¿Lo conseguiríamos? Al décimo día nos llamaron desde IVI. Teníamos dos embriones sanos y perfectos.

Diana se transfirió el primer embrión, que hoy es nuestra amada pequeña, que ha elegido el mes de las familias para llegar a nuestras vidas, para enseñarnos que se necesita amor, paciencia y determinación para lograr los sueños.

Si quieres más información, sin compromiso, contacta aquí.