Seguramente el título de esta noticia te de escalofríos. A mi me los da.

Y no, no ha sucedido en los Emiratos Árabes o en Afganistán, si no que en nuestro país vecino, Francia. Aterrador.

Es la historia de una adolescente de 19 años que estudia en la universidad de Narbonne, al sur de Francia. En el centro de estudios ha conocido a su primera novia, está feliz y enamorada y así comenzó a transmitirlo a su entorno, amigos y familias.

Lee también: «Asquerosa lesbiana» y «arderás en el infierno» Dos historias de lesbofobia de nuestros días

Hace unos días llamó por teléfono a su padre y le contó que tenía novia y que estaba feliz. Cualquier padre amoroso al ver a su hija feliz se habría sentido feliz, pero no, la lesbofobia es letal y muchas veces más poderosa que el amor que los padres sienten por sus hijos.

El hombre, de 52 años que vive en Estrasburgo, contó después a la policía que la salida del armario de su hija lo hizo temblar de rabia y en ese momento la amenazó por teléfono. La amenaza era muy grave, la encontraría y la mataría.

A la mañana siguiente y cegado por su furia se subió a su coche y condujo 800 kilómetros sin detenerse, directo a la universidad de la joven.

Según l’Indépendant , el padre encontró a su hija en las afueras de la universidad y le gritó, amenazando nuevamente con matarla.

Lee también: Niegan en Madrid el alquiler de una habitación a una chica por tener novia

La joven, desesperada, corrió a esconderse dentro de la universidad, un trabajador de la misma le salvó la vida puesto que imposibilitó la entrada del padre al centro de estudios.

La joven y otras personas que estaban presenciando horrorizados la escena llamaron a la policía. El lesbófobo agresivo ya está detenido. La hija, su novia, y su madre, esposa de este esperpento, han presentado denuncias en su contra.  

Un portavoz del Ministerio Público dijo que el hombre tuvo “una reacción desproporcionada” ante la salida del armario de su hija. ¿Desproporcionada? Vamos, por favor, este personaje es un peligro público y si que necesita una terapia de conversión.

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.