Byron y Keira Hordyk son una pareja australiana que practica la religión evangélica. Hace poco entraron en un proceso para conseguir ser padres a través de la adopción.

Los que no habéis pasado por esto aún debéis saber que los especialistas os evalúan como familia para saber si podéis ser unos padres amorosos y darle a vuestro futuro hijo el amor y la seguridad que necesita.

Lee también: ¿En qué países podemos adoptar las lesbianas?

Los especialistas no solo revisan tu casa y cuál sería el espacio que tu hijo tendría en ella, también te revisan a ti como persona.

Después de la evaluación Byron y Keira Hordyk fueron rechazados y encontrados no aptos para proporcionar amor y seguridad a un niño o niña. ¿La razón? Son profundamente LGTBfobos.

En la entrevista aseguraron que si su hijo fuera gay o lesbiana, o fuera trans, lo ometerían directamente a una terrible terapia de conversión, para así volverlos heterosexuales o cisgénero.

Lee también: Lo que pasó en nuestro entorno cuando contamos que nuestro hijo era trans

Hasta la Asociación Estadounidense de Psiquiatría ha pedido a los legisladores que se prohíban estas abusivas prácticas, primero porque hay algunos que emplean violencia y dañan la integridad de niños y jóvenes, pero es que incluso los que no son violentos dañan la mente de los «pacientes», que presentarán mucho más riesgo de desarrollar depresión o incluso suicidarse. 

Byron y Keira Hordyk han presentado una demanda a la agencia de adopción. “Sentimos que hemos sido discriminados y también sentimos que si nos callamos sobre esto y no decimos nada al respecto, podría dañar o limitar la adopción de personas con los mismos valores cristianos que los nuestros”, dijo la pareja a The West Australian«Mantenemos puntos de vista cristianos tradicionales sobre cómo la Biblia nos enseña sobre la sexualidad y el matrimonio».

Lee también: Una chica de 23 años se suicida tras 7 años en terapias de conversión

“Lo dijimos desde el principio. No estamos aquí para escondernos detrás de eso. Todo el mundo, especialmente con un tema divisivo, tiene miedo de ser puesto en el ámbito de la opinión pública de forma negativa. Y mis creencias son lo suficientemente fuertes como para que esta sea mi cruz para llevar».

Bueno majo, tú carga tu cruz, pero deja en paz a los niños, no tengas hijos para destruirlos ni para fomentarles el odio a sí mismos o el odio a personas por su orientación sexual o identidad de género.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.