Nos encantan estas noticias, pequeñas luces en medio de oscuras noches de homofobia, como sucede en Rusia, donde la LGTBfobia es estatal, la represión es profundamente violenta y las personas deben huir para poder vivir su sexualidad en libertad.

Como es el caso de esta pareja gay que adoptó a dos niños y el Estado intentó quitárselos, por lo que debieron escapar del país con los pequeños.

Lee también: El vergonzoso anuncio de Putin para mofarse de las familias homoparentales

O esta pareja de lesbianas rusa, que tuvo que irse a Argentina para poder tener hijos, y ahora son madres de dos preciosas niñas.

Alexander Donskoy es un artista gay y ex alcalde de la ciudad de Arkhangelsk que como acto de protesta muy significativo izó una bandera LGTB gigante.

Lee también: 400 banderas LGTB en un pueblo de Málaga después de que 3 vecinos homófobos se quejaran

Alexander Donskoy, al más puro estilo de la película de Disney Up infló decenas de globos de helio a los que ató una bandera arcoíris que comenzó a volar por el cielo de Moscú hacia el Kremlin.
Su acción artística y activista es la respuesta y reproche a lo que recientemente el presidente Vladimir Putin hizo con sus embajadas: criticar duramente a aquellas que izaron la bandera arcoíris durante la celebración del Orgullo LGTB.

La política rusa Ekaterina Lakhova fue muy dura, y muy absurda, al asegurar que algo como colgar una bandera LGTB promovía la homosexualidad en los niños.

“Sí, aprobamos una ley que prohíbe la propaganda de la homosexualidad entre menores. ¿Y qué? Dejemos que las personas crezcan, se conviertan en adultos y luego decidan sus propios destinos “, dijo Putin.

Alexander Donskoy salió del armario hace tres años, y desde entonces y a través del arte y sus performance denuncia los crímenes de odio del gobierno ruso hacia la comunidad LGTB.

Según The Moscow Times, la performance de Donskoy, a la que llamó “LGBT sobre el Kremlin”, también quería denunciar la destrucción de su galería de arte en el centro de Moscú, sobre la que las autoridades no tienen sospechosos.

4 Respuestas

  1. feminiateo

    En Rusia y casi toda Europa del Este encontramos un rechazo muy grande hacia los colectivos y asociaciones LGTB. Ante eso,debemos construir movimientos más fuertes, donde la gente se relacione de una manera más estrecha y para ello tenemos que dejar atrás esa época de individualismo exacerbado de la que venimos. Son muy positivas también las alianzas con los feminismos. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infinito5.home.blog escribo sobre ella.

    Responder
    • gaynoqueer

      Muy de acuerdo feminiateo, pero para eso la comunidad LGBTIQ+ deberíamos dejar de basar nuestro activismo en la identidad de género, que es la idea más individualista y dañina que hay en nuestro movimiento, ni las orientaciones sexuales ni la transexualidad necesitan del concepto de identidad de género para sostenerse.

      Responder
    • Anónimo

      No concuerdo lo de «religión» el marxismo como militancia libre tiene propuestas de liberación más reales.
      El satanismo ya existe como religión atea agnóstica, el problema con esto es que sigue siendo un dogma y una serie de mandatos a seguir, aunque promueva la libertad de pensamiento.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.