Líbano se ha convertido en el primer país árabe en celebrar la semana del Orgullo LGTB, un hecho histórico para la región y la comunidad a nivel mundial.

Desde el pasado 15 de mayo en la capital libanesa, Beirut, grupos de derechos LGTB y organizaciones no gubernamentales llevaron a cabo conferencias sobre derechos humanos, desfiles de moda y narraciones de sentando un precedente único en Medio Oriente y contando con el apoyo simbólico de gobiernos occidentales como Reino Unido y Holanda, quienes izaron la bandera arcoíris en sus embajadas en el país.

Sin embargo, la creciente atención mediática tuvo también su lado negativo pues grupos islamistas y religiosos como la Asociación de Musulmanes Eruditos amenazaron con boicotear los eventos durante la semana y algunos de los actos tuvieron que ser cancelados.

Líbano, como la mayoría de los países de la región, es religiosamente conservador y la homosexualidad aún se considera un delito.

Bertho Makso, director de Proud Lebanon, afirmó que la semana supone un punto de inflexión para la vida de los gais, lesbianas, bisexuales y transexuales de Líbano, a pesar de las amenazas de violencia y de la oposición local. “Es increíble. En un enorme logro, supone una visibilidad gigante”, ha asegurado. “Antes solíamos ser ONG individuales, aquí y allá, haciendo actividades. Ahora tenemos toda una semana de actividades planeadas por toda la ciudad. Llegaremos a más gente y divulgaremos más tolerancia.”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies