Cada vez las mujeres lesbianas accedemos más a la maternidad, tanto en pareja, para convertirnos en mamá y mami, como en solitario, para ser madres solteras por elección, una tendencia que va al alza entre mujeres mayores de 35 años, tanto lesbianas como heterosexuales.

Independientemente de nuestra orientación sexual podemos acceder a tratamientos de Reproducción Asistida en la Seguridad Social. En ese caso debe derivarte tu médico de cabecera si cumples los requisitos como no tener hijos o ser menor de 39 años. Una vez derivada entras en una lista de espera de algunos meses o casi un año, dependiendo de la comunidad autónoma.

La otra opción que tenemos es buscar una clínica de reproducción asistida que, sin espera, pueda permitirnos acceder al tratamiento más adecuado según nuestra edad y nuestra fertilidad.

¿Qué opciones tenemos las mujeres lesbianas para tener hijos? Le pedimos a la clínica gayfriendly “Reprofiv”, con sede en Madrid y Toledo que nos explique nuestras posibilidades. La clínica, además, ofrece atractivos descuentos a nuestras lectoras si les llamas de parte de MíraLES.

Esto nos han contado:

  • Inseminación artificial

Es una técnica rápida y sencilla, donde mediante una cánula se inserta una muestra de semen de donante en el útero, para así facilitar que los espermatozoides encuentren el óvulo sin dificultad y puedan fecundarlo. A través de un proceso de hormonación suave se estimula más de un óvulo, para aumentar las posibilidades de embarazo.

 

  • Fecundación in vitro

Según tu edad y la calidad de tus óvulos, este tratamiento puede realizarse con tu propio óvulo o el óvulo de una donante. Suele llevarse a cabo cuando las inseminaciones no han dado resultado o la paciente es más mayor. Cuando se hace con óvulos propios requiere estimulación hormonal para conseguir un amplio número de óvulos y una punción para sacarlos. Los óvulos se fertilizan en el laboratorio y se implantan en el útero. “En Reprofiv aconsejamos la transferencia de un único embrión en estadio de blastocisto para evitar la gestación múltiple. Los nuevos medios de cultivo y los nuevos incubadores de los que disponemos permiten que el embrión alcance in vitro el estadío de blastocisto que es como, en condiciones naturales, un embrión llega al útero a los 5-6 días de producirse la fecundación en la trompa de Falopio. Utilizamos la técnica de vitrificación para la congelación de embriones porque es la más evolucionada y la que mejores resultados ofrece”, nos cuentan desde la clínica.

 

  • Método Ropa

Es el tratamiento preferido por las parejas de mujeres lesbianas que quieren tener hijos, puesto que una aporte su óvulo, su material genético, y la otra gesta al bebé y lo da a luz. Para muchas parejas es el método perfecto puesto que permite a amabas involucrarse biológicamente, aunque sabemos que no es necesario tener lazos biológicos con los hijos para amarlos como los amamos.

“Generalmente la pareja ya ha tomado la decisión sobre qué papel tendrá cada una de las mujeres, pero es importante realizar un estudio previo a ambas para poder optimizar los resultados incrementando las posibilidades de éxito de la técnica. Si hay diferencia de edad, casi siempre se recomienda que la mujer más joven aporte los óvulos ya que la fertilidad disminuye progresivamente conforme aumenta la edad aunque hay que descartar otros factores causantes de esterilidad o que contraindiquen el embarazo”, nos cuentan desde Reprofiv.

VER: La fundación que ayuda a parejas lesbianas a embarazarse si tienen pocos recursos

Datos de contacto: 912260401/ info@reprofiv.com

3 Respuestas

  1. Sonia Hernández

    Hombre mujer Dios los creo, fue lo que él hizo en el huerto del Eden. Sodoma y Gomorra fueron destruidos por su comportamiento sin moral alguna. Triste por demás lo que Satanás sigue haciendo con la humanidad.

    Responder
  2. Vero

    Por suerte son amplias las opciones disponibles para conseguir ser madres, y resulta un alivio encontrar clínicas gay friendly donde puedas acudir y sentirte cómoda.

    El matrimonio gay también favorece la situación, al menos en España, porque una vez casadas es más fácil inscribir el niño en el registro civil a nombre de las dos mujeres de la pareja.

    Saludos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.