Así nos gustan las madres, las que sacan las garras cuando sus hijos se enfrentan a la dura discriminación, y como es en este caso, a la discriminación por orientación sexual que sufre su hija.

Melissa Hart es la madre. Y el colegio en el que estudia su hija es el Charlestown High School. La niña tiene 1 7 años, y tiene novia, otra alumna del mismo colegio.

Todo podría ser normal pero no lo es, porque las adolescentes han tenido que enfrentar la lesbofobia de una profesora y uno de los administradores del colegio.

Lee también: Una pareja de lesbianas cuyos padres no quisieron asistir a su boda recibe el apoyo virtual de 10 mil personas

La joven pareja va de la mano por los pasillos, exactamente igual que las parejas heterosexuales de chicos y chicas. Pero un día la hija de Melissa llegó unos minutos tardes a clases, después de disculparse la profesora le dijo: «No llegarías tarde si no hubieras estado besando y abrazando a esa chica», comentario que no hace a sus alumnos heterosexuales que llegan tarde y que tienen pareja.

La semana siguiente la hija de Melissa no quiso asistir a la clase de esa profesora así que se quedó en el baño con su novia. El administrador lesbófobo las encontró y les gritó: «Saquen sus mierdas y saquen sus traseros homosexuales de allí».

Lee también: Indignante lesbofobia. Niegan donación a una bebé con cáncer por tener dos mamás

Todo eso lo escuchó Melissa, que estaba al teléfono con su hija, por el altavoz. También como la chica era interrogada por funcionarios del colegio sobre la naturaleza de su relación y sobre si había tenido sexo. Totalmente inapropiado.

Melissa se quejó formalmente y el colegio respondió que no estaba preparado para una relación del mismo sexo.

“Le dije: ‘Ella tiene derechos, mi hija tiene derechos’”, dijo Hart, a lo que ella alega que él respondió: ‘No señora, ella no los tiene’”.

Lee también: Una pareja de lesbianas adopta a 4 hermanos, de entre 10 y 17 años, para que no sean separados

El colegio ha aconsejado que cambie a su hija de centro. ¡Inconcebible!

Es la razón por la que Melissa demanda acusa «discriminación, no proteger a un estudiante del acoso y violación de los derechos de los estudiantes».

Esperamos que la justicia le de la razón y sancione al colegio por su brutal lesbofobia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.