Más de siete millones de australianos, un 61,6% del censo electoral, han votado a favor de la legalización del matrimonio igualitario en el marco de una consulta realizada durante los últimos meses a través de una encuesta postal no vinculante, avanzando así hacia la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo

La Oficina Nacional de Estadística de Australia ha señalado que más de 12,7 millones de personas, 79,5 por ciento del censo electoral, han participado en la consulta sobre la legalización del matrimonio igualitario, que era voluntaria.

Un 38,4 por ciento habría votado ‘no’ a la medida; la posición que defendía el ex primer ministro Tony Abbott, entre otros políticos conservadores que se sumaron a la campaña contraria a abordar una reforma en este sentido de la Ley del Matrimonios de 1961.

De este modo, los resultados de la votación, que comenzó en septiembre mediante una encuesta postal no vinculante, podrían poner fin a una cuestión que ha provocado divisiones a nivel interno en el Gobierno del actual primer ministro australiano, Malcolm Turnbull.

La gente votó de forma arrolladora (…) votó por la justicia, votó por el compromiso, votó por el amor. Ahora nuestra parte, aquí en el Parlamento, es aceptarlo, hacer el trabajo (…) y hacerlo antes de la Navidad”, dijo en una rueda de prensa en Camberra el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull.

Aunque el matrimonio igualitario aún es ilegal en Australia, el país reconoció de forma legal en 2014 la existencia de un género “neutro” o “no específico”.

A finales de agosto, miles de personas salieron a las calles de la localidad de Melbourne para expresar su apoyo a la legalización del matrimonio igualitario en la recta final de la campaña para el referéndum.

Turnbull ha aseverado que ahora el Parlamento, desde donde debe asumirse el debate, debe ponerse “manos a la obra” para cumplir con la intención del pueblo. “Los australianos nos han pedido que hagamos esto posible. Este año, antes de Navidad, debemos cumplir con este compromiso“, ha manifestado el primer ministro australiano.

El resultado fue recibido con alegría en los lugares en los que se congregaron los activistas por el Sí y miembros de la comunidad LGTB en ciudades como Sídney y Melbourne, en donde ondearon las banderas arcoíris, símbolo de la diversidad sexual.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies