Josephine Skriver es una supermodelo. Vino al mundo porque su madre, una mujer lesbiana, puso un aviso en el periódico. Buscaba un hombre para una coparentalidad. Respondió un hombre gay.

Ambos, sin ser pareja, formaron una relación de amistad y decidieron juntos tener un hijo, puesto que en ese tiempo ella no podía acceder a tratamientos de reproducción asistida y él no tenía posibilidad de buscar un hijo a través de la gestación subrogada.

Y así nació la hermosa Josephine.

¿Qué es la coparentalidad?

En la actualidad muchas mujeres lesbianas –solteras y en pareja- y mujeres heterosexuales sin pareja, así como hombres solteros de cualquier orientación sexual, o parejas gays, elijen la opción de tener –o ser- un donante de semen que no solo sea un donante. Que puede ser algo más. ¿Cuánto más? Eso ya depende de lo que nosotras queramos, pero sin duda es algo que hay que pensar y estudiar muy bien antes de embarazarse.

Alina y Rocío son pareja desde hace seis años. Tienen un niño de tres y una pequeña de siete meses. Ellas lograron sus embarazos gracias a la coparentalidad. Un mismo donante de semen para ambos pequeños. “No quisimos embarazarnos en una clínica, porque ahí los donantes son anónimos. Tampoco queríamos un ‘padre’ presente, porque nuestros hijos tienen dos mamás, pero sí queríamos lo que hemos conseguido con Francisco, nuestro donante. Él conoce a los niños, a veces los vista, pero no tiene responsabilidad ni debe pagar manutención por ellos. Elegimos este tipo de relación porque en el día de mañana cuando los niños nos pregunten quién es su papá biológico, poder decir éste es, gracias a él mamá y mami lograron embarazarse y formar una familia. Y que luego ellos elijan hasta dónde quieren relacionarse con él. Pero tenemos una buena relación. Él tiene pareja y tendrá sus propios hijos”, nos cuenta Alina.

Elena representa otro caso de coparentalidad. Actualmente está en busca de donante para embarazarse, pero de uno que ejerza como padre biológico. “Quiero más que un donante de semen, quiero alguien que se involucre en la vida del niño. En principio quiero que viva conmigo pero que los fines de semana y un día a la semana pueda ver a su padre. Ya tengo una lista de posibles candidatos, pero hay que quedar, conocerse, etcétera”.

¿Qué es importante tener en cuenta antes de una coparentalidad?

Antes de embarazarse es muy importante saber qué se quiere del donante de semen, hasta dónde queremos que se pueda involucrar. Lo mismo para los hombres que buscan una coparentalidad con una mujer. ¿Qué quiero? ¿Qué responsabilidad quiero asumir?

El embarazo se logra a través de una inseminación casera o a través de una relación sexual. Es importante asegurarnos que médicamente el donante está en buen estado de salud, por lo que recomendamos que aporte pruebas médicas.

Conocerlo, charlar, y una vez que se llegue a un acuerdo (tiempo, economía, religión, cuidado, educación), ponerlo por escrito, y visitar abogados (se recomienda cierta flexibilidad ya que con el tiempo las cosas pueden ir cambiando).

¿Cómo buscar un copadre o comadre? La web www.co-padres.net es donde puedes encontrar un mayor número de perfiles de hombres que desean donar semen o compartir paternidad, así como mujeres que buscan ambas cosas. Funciona muy bien en España, en Europa, y en varios países latinoamericanos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies