El Congreso chileno ha aprobado el proyecto de ley que reconoce la unión civil de parejas homosexuales tras más de cuatro años de tramitación. Para su entrada en vigor solo hace falta la firma de la presidenta, Michelle Bachelet.

El llamado Acuerdo de Unión Civil (AUC) fue refrendado por el Senado y la Cámara de Diputados después de haber cursado un tercer trámite en una comisión mixta de ambos estamentos, que introdujo los últimos cambios a la iniciativa que, después este trámite, fue promulgada como ley. “La unión civil es una institución fundamental para aquellas parejas que conviven sin estar casadas, se trata de un estatuto jurídico que no discrimina y que se aplica a todos tipo de parejas”, ha dicho el portavoz del Gobierno, Alvaro Elizalde, tras la aprobación del proyecto. “Lo más importante es que nos permite reconocer las distintas formas de familia que hay en el país y protegerlas”, ha subrayado.

El Acuerdo de Unión Civil (AUC), originalmente denominado Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), fue una de las promesas del Gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014). Sin embargo, la falta de respaldo a la iniciativa por parte de la propia coalición de derechas que apoyaba al mandatario impidió que esta legislación avanzara durante su mandato.

Presidenta Chile

La presidenta, Michelle Bachelet

En su campaña presidencial y tras asumir el poder en marzo de 2014, Bachelet se comprometió a sacar adelante el proyecto, dándole la urgencia necesaria en el Congreso, con lo que logró que fuese aprobado en su primer año de mandato.

En términos generales, la normativa aprobada crea el estado civil de conviviente legal, fijando un nuevo régimen patrimonial para las parejas que opten por esta unión, sin importar si son o no del mismo sexo. El objetivo es entregar una protección patrimonial y derechos civiles para los contrayentes, regulando los efectos de su vida afectiva en común, de forma estable y permanente. “Es un avance significativo, del que nos sentimos orgullosos como Gobierno. Lo más importante es que estamos asentando las bases para construir un Chile de todos, un país que no discrimina”, sostuvo Elizalde.

Por su parte, el diputado oficialista Ricardo Rincón, señaló que “hay que cerrar ciclos, no es bueno que las cosas vayan quedando abiertas y tenemos en consecuencia un país más inclusivo, un país más tolerante con una legislación que va a permitir dar resguardo y tutela jurídica a quienes hoy día no tienen instrumentos para ello”.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) celebró la ratificación de acuerdo, por el cual ha luchado durante décadas. “Hoy con la Unión Civil se ha dado un paso histórico para la no discriminación y para el avance de los derechos humanos, cerrándose un nuevo capítulo en la lucha por la igualdad y, por cierto abriéndose nuevos páginas y desafíos”, ha señalado el Movilh en una declaración. Sin embargo el movimiento sostuvo que continuará impulsando nuevas reformas legales como el matrimonio igualitario y la posibilidad de adoptar para parejas del mismo sexo. “Afianzamos además nuestro compromiso con la igualdad plena, lo que pasa por comenzar a discutir en brevedad el matrimonio igualitario”, subrayó la nota de prensa.

Fuente: EFE

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies