Chicas, no sé si soy solo yo y es solo mi ambiente pero últimamente hay una especie de baby boom a mi alrededor. Yo soy mamá ya y estoy pensando en un nuevo bebé, varias de mis amigas y cercanas han parido hace menos de dos años, están embarazadas o están en el proceso para lograrlo.

Sea lo que sea, las lesbianas y bisexuales nos hemos empoderado con esto de ser madres, y sin complejos vamos formando nuestras familias.

VER: Carla y Daniela, madres biológicas del mismo bebé

Si estás en este proceso, te quiero contar de 3 cosas importantes que todas debemos saber antes de tener hijos:

  • Nuestros óvulos no son eternos:

Esta es una de las verdades más duras que enfrentamos las mujeres que queremos tener hijos. Tenemos muchos planes, nos centramos en el trabajo, viajamos, y vamos postergando la maternidad para más adelante, a la pareja estable si deseamos ser madres en pareja, a una mejor situación laboral, a la estabilidad, al haber vivido varias cosas antes, etcétera.  En España las mujeres son cada vez más tarde madres. Y el problema es que cuando rondamos los 40 nuestra fertilidad ha decaído considerablemente. ¿El consejo? Preservar la fertilidad a través de la congelación de óvulos. Así puedes estar tranquila y aunque decidas ser madre a los 40, si tienes óvulos congelados con, por ejemplo, 35 años, tendrás muchas más posibilidades de conseguir el embarazo con tu propio óvulo.

  • Puede embarazarte en la seguridad social o una clínica de reproducción asistida
    Antes las lesbianas y las madres solteras estábamos discriminadas y aunque pagáramos los mismos impuestos que las mujeres heterosexuales con pareja no podíamos acceder a tratamientos de reproducción asistida. Pero eso cambió y ahora podemos embarazarnos a través del sistema público. Hay que cumplir ciertos requisitos como no tener hijos y tener una edad menor o igual a 39 años. Por otro lado hay que tener paciencia, te apuntan a una lista y pueden pasar varios meses antes de que te llamen para realizar un tratamiento. Depende del hospital al que vayas, algunos te hacen inseminaciones artificiales o fecundaciones in vitro. Hay una cantidad determinada de intentos, si no te quedas, pues no te quedas.

La otra opción que tenemos es la clínica privada, donde podemos realizarnos inseminaciones, fecundaciones in vitro y uno de los tratamientos preferidos por las parejas de lesbianas: el método ropa, donde una aporta el óvulo y la otra lo gesta.

Lo bueno es que aquí no hay espera, límite de edad y de hijos, ni tampoco número de procedimientos a realizar. Lo malo es que hay que pagarlo, claro.

  • Debes estar casada con tu chica si quieres inscribir a los niños como de tu pareja y tuyo:

Esto es algo bastante injusto y las asociaciones de familia están luchando por cambiar. Injusto porque a los heterosexuales no se les pide estar casados para inscribir a los hijos nacidos como de los dos en el registro civil. Nosotras debemos demostrar estar casadas. Esto para que lo tengáis en cuenta. En caso de que no queráis casarnos el hijo se registra como hijo solo de la madre gestante, y la madre no gestante debe adoptarlo.

Si estáis interesadas en tratamientos de reproducción asistida o en congelar los óvulos, os contamos que la clínica Reprofiv, con sedes en Madrid y Toledo, ha ofrecido descuentos de 20 y 15% a las lectoras de Oveja Rosa.

También tienen una fundación con la que ayudan a las lesbianas con menos recursos a embarazarse a través del método ropa. Si es vuestro caso, ¡mucha suerte!

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar