Cuando alguien me dice que la igualdad ya está conseguida, que no hay diferencia entre las familias tradicionales y las familias homoparentales, me río. 

Y entonces envío noticas como esta. No, la igualdad, no está conseguida. En España las mujeres lesbianas seguimos encontrando trabas para filiar a nuestros hijos, incluso estando casadas, en España un niño de 11 años puede sufrir una paliza por «maricón», y aquí al lado, en Francia, no nos podemos embarazar por técnicas de reproducción asistida si no tenemos marido o puedes ser una universitaria al que su padre intenta asesinar por ser lesbiana.

¿Igualdad? Me río.

Lo mismo que ha sucedido en Mexicali, en Baja California, con Víctor Manuel Aguirre y Víctor Fernando Urias. A diferencia de otra familia que intente adoptar, una familia heterosexual, han tenido que enfrentar 4 años de espera y 36 evaluaciones psicológicas para por fin considerarlos aptos para la adopción de un niño.

Este proceso, que a ellos les ha tomado 4 años, dura como mucho 9 meses. Es la segunda vez que a una pareja del mismo sexo se le permite adoptar. Las primeras fueron una pareja de lesbianas, con ellas tardaron 3 años.

Lee también: Una pareja gay encuentra un bebé abandonado en el metro y lo adopta. 20 años después cuentan la historia

Ambas parejas empezaron juntas, en 2017. A fines de 2020 ellas pudieron adoptar a una niña, y ahora, el 30 de marzo, el juez autorizó a Víctor Manuel Aguirre y Víctor Fernando Urias a formar una familia junto a un niño.

Lo de formar familia no lo han tenido fácil desde el principio. En 2015 intentaron casarse después de 3 años y medio de lucha, después de que los denunciaran por “padecer de locura”, los acusaran de buscar ‘cinco minutos de fama’, les impidiearan –en cuatro ocasiones– casarse e incluso una vez los desalojaran del registro civil de Mexicali con el pretexto de una “amenaza de bomba”.

Pero lo consiguieron. Y fueron la primera pareja gay que pudo casarse en la Baja California. Su matrimonio y su adopción han tenido que lucharlas arduamente, hasta salir victoriosos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.