Durante la reciente marcha del orgullo gay de la ciudad de Nueva York había muchas cosas que llamaban la atención, pero si alguien consiguió destacar fue un niño de ocho años. Se trata de Desmond Napoles, de Brooklyn, que paseó y desfiló por toda la Quinta Avenida desbordando alegría, con su tutú de arcoíris y su sombrero de lentejuelas doradas. Cuando empezaron a lanzarse críticas desde las redes sociales, alegando que era inadecuado hacer algo así a su edad, su madre, Wendylou Napoles, las hizo callar con gracia y con… orgullo.

“Si te ofende, no mires”, escribió Napoles, dentro de un texto más largo en la página de Facebook de la web LGBT NewNowNext. Allí es donde una foto de Desmond (al que llaman “Desi”), había conseguido casi 5.000 me gusta y más de 200 comentarios. Algunos de esos comentarios atacaban a Napoles por permitir, o incluso forzar, a su hijo a convertirse en una exhibición tan descarada de la ambigüedad de género.

“Tiene suficiente edad como para saber que iba a desfilar delante en la marcha del orgullo, frente a cientos de personas, y lo hizo por voluntad propia”, escribió su madre. “De hecho, pensé que pararía tras caminar unas diez manzanas, pero se sentía tan bien por ir vestido así y por ser quien es, que desfiló y bailó los más de tres kilómetros. Participó en la planificación del atuendo, y es así como quería ir vestido hoy. Hoy se trataba de su orgullo. Lo sintió. Lo adoró. Él era el orgullo. Estos niños serán el futuro. Aceptad lo que son. Todos ellos necesitan el mismo amor, respeto y aceptación de sí mismos, como cualquier otro niño”.

Napoles dice a Yahoo Parenting que ella y su esposo Andrew llevaban a Desmond a ver la marcha del orgullo desde que tenía seis años.

“Le encantaba ver a las drag queens y los disfraces repletos de colores”, dice, admitiendo que al principio se sentía un poco incómoda, pero que lo superó rápidamente. “Creo que mi hijo será mejor ahora y a largo plazo si se le expone ante toda la diversidad del orgullo. Necesita saber que hay más experiencias en la vida que estar en casa, en el colegio o en nuestro vecindario”.

Desmond, de 8 años, durante el Orgullo Gay

Desmond, de 8 años, durante el Orgullo Gay

Desmond quería participar en la marcha desde el año pasado, pero sus padres no pensaban que estuviera preparado. Por ese motivo, este año lo hizo, junto con su madre, su padre y su hermana adolescente, Meagan. Formaban parte del famoso equipo PFLAG (padres y amigos de lesbianas y gais). Y valió la pena.

“Estaba muy orgullosa de Desmond en la marcha. Podría decir que estaba haciendo realidad sus sueños”, dice Napoles. “Imagínate ser un chico como él, con los retos a los que se enfrenta cada día, y de pronto ser aceptado por cientos y cientos de personas, tan solo por ser tú mismo. ¡Debe ser increíble! Hubo muchos momentos en los que se me saltaron las lágrimas por ver lo feliz y lo cómodo que estaba y por mirar alrededor y ver las reacciones de la multitud”.

En su escrito en Facebook, Napoles explica que Desmond ha sido femenino “desde el primer día”, y que le gustan todos los juguetes, desde los trenes hasta las Barbies, que prefiere el ballet a los deportes, y que disfruta llevando faldas y vestidos. “Es un chico tímido que es muy consciente de que cuando sonríe se ve que le faltan algunos dientes, además de muy inteligente”, afirma su madre. “No le gusta el colegio porque se siente intimidado, pero funciona muy bien académicamente”. Andrew y ella hacen todo lo que pueden para frenar el acoso, explica, y “mantenerlo implicado con la comunidad LGBT, porque creemos que hablando con otras personas que eran como él a su edad le hace ver que él es válido y que la vida que quiere vivir es adecuada”.

Además de detractores, el texto de Napoles en Facebook despertó muchísimos halagos, y en los comentarios la llamaban “maravillosa”, “increíblemente inteligente”, “fascinante, cariñosa, inteligente”, y decían que es una madre que “va a cambiar nuestro mundo a mejor”. También dijo alguien que “Yo habría deseado que mi madre hubiera sido como esta adorable madre cuando salí del armario a los cuatro años. Está protegiendo a su niño frente a un montón de gente que no cree en el amor…”

Además, como dice el psicoterapeuta Michael LaSala, autor de Coming Out, Coming Home: Helping Families Adjust to a Gay or Lesbian Child (un libro escrito para apoyar a las familias con niños homosexuales), eso que se sugirió de que Napoles forzó a su hijo a desfilar ante cientos de miles de personas es absurdo. “Los padres no consiguen ni que sus hijos de ocho años recojan la habitación o hagan los deberes”, dice el profesor de la Universidad de Rutgers. Y sigue, “por tanto, es difícil pensar cómo podrían conseguir que actuara o se vistiera con una actitud transgénero y que se comportara de una forma en la que se ríe de las normas sociales en su cara”.

LaSala tiene un consejo para los que están preocupados por los bailes de Desmond, y es que se preocupen más porque “sus niños estén expuestos a la violencia y al acoso más bien que porque un niño tenga permiso para expresar cómo es”. También halaga a Napoles por la forma de llevar la crianza.

“Lo que todos queremos de nuestros padres, da igual quiénes seamos, es amor y apoyo incondicionales, y que nos acepten tal y como somos”, dice LaSala, insistiendo en que esto es especialmente importante cuando sufres el rechazo de la mayoría del mundo”. “La aceptación y el apoyo son, en este caso, como un bálsamo”. Y el hecho de que la madre de Desi le permitiera hacer algo que le diera la oportunidad de recibir todo ese amor, esa aceptación y esos aplausos de multitud de personas, es “sencillamente fantástico”, dice. “Es exactamente lo que necesita para el bien de su salud mental”.

Fuente: Yahoo news

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies