Jacob y Ethan son dos hermanos latinos de seis y ocho años que últimamente son más felices que nunca. ¡Ya tienen una familia!

Una familia muy especial, con dos papás: Brian Palmer y Justin Daley. Nada más ver la foto de los niños (entonces de 4 y 6), supieron que eran los hijos que estaban buscando. Nada más conocerse surgió la química especial de padres e hijos.

En noviembre de 2015 comenzó el acogimiento. Familiares de ambos acompañaron a Brian y Justin ese día. Después todos se fueron a celebrar a Disney. La familia se constituyó legalmente este mes.

Brian y Justin nacieron en California, el primero es de origen mexicano, el segundo inglés. Se casaron en 2008 y al poco tiempo sintieron las ganas de formar una familia. “Miramos la posibilidad de adoptar o tener o de tener un hijo biológico, pero elegimos la primera.  Solo que a través del Departamento de Niños y Familias de Los Ángeles teníamos primero que ser padres de crianza antes de llegar a la adopción.

Después de dos años formando una familia, los padres se sienten profundamente felices, sin duda una experiencia gratificante.

“Para nosotros no hay mayor dicha que ver la sonrisa de Jacob y Ethan como cuando conocieron por primera vez el mar. Parece que los estamos consintiendo mucho pero también andamos en busca de un balance”, dice Brian.

Quieren darle una hermanita a sus hijos, quieren adoptar una niña para hacer aún más feliz y grande su familia. Ambos tienen grandes planes para sus hijos, que vayan a la universidad y que conozcan el mundo, por eso han organizado un viaje por Europa para el próximo mes.

Esta familia se ha convertido en promotora de la adopción, no sólo general, también homoparental.

“Los invitamos a que consideren la adopción sobre todo a niños mayores de cinco años o adolescentes. La mayoría quieren adoptar recién nacidos pero todos los menores sin importar la edad presenten desafíos en la crianza”, cuenta Justin.

Hicieron énfasis en que los niños solo necesitan un hogar donde les brinden amor, compasión y estabilidad. “La recompensa de ser padre adoptivo es muy grande. Que te digan diez veces al día ‘daddy’ te amo, no tiene precio. Nosotros les decimos que siempre fueron nuestros hijos, solo nos tomó tiempo encontrarlos”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies