Aria y Skylar Morgan-Trodden son dos hermanitas gemelas que han conmovido y emocionado en redes sociales porque estaban abrazadas en el útero y nacieron así, en el que es sin duda el abrazo más tierno.

Aria y Skylar han nacido a través de la gestación subrogada. Sus padres, Kyran Trodden, de 25 años, y Ryan Morgan, de 28 viven en Londres. Para ellos fue toda una sorpresa descubrir que serían padres de gemelas, una sorpresa que con el paso de las semanas fue siendo cada vez más agradable y feliz hasta que comenzaron los problemas.

Lee también: La lucha de una madre para tener un nieto con la esperma de su fallecida hija trans

A las 20 semanas de embarazo los médicos detectaron una anomalía. El síndrome de transfusión de gemelo a gemelo. En mi caso particular no lo había escuchado nunca, pero tal como nos explica Wikipedia: «ocurre cuando el riego sanguíneo de un gemelo se pasa al otro gemelo a través de la placenta compartida. El gemelo que pierde la sangre se denomina gemelo donante. El gemelo que la recibe se denomina gemelo receptor.»

La madre gestante tuvo que ser hospitalizada y sometida a una cirugía. Pero las bebés eran aún muy pequeñas para nacer. Según cuenta uno de los padres, Kyran Trodden, a The Daily Mail que estuvieron ansiosos y asustados. Ante la situación, “semanalmente le fue practicado a la madre sustituta una escaneo para saber que las niñas estaban bien”.

Lee también: Gracias a la ayuda de una hermana y una amiga esta pareja gay tiene trillizas

En la semana 29, edad en la que las niñas, con mucha ayuda, pueden sobrevivir fuera del útero, se le realizó a la gestante una cesárea. Y fue realmente sorprendente para los padres y el equipo médico ver cómo sacaban a las niñas del vientre totalmente abrazadas.

Gemelas hijas de padres gays nacen abrazadas

Las pequeñas nacieron pesando solo un kilo cada una, por lo que necesitaron muchos cuidados durante un mes y una semana.

Lee también: Una mujer de 61 años gesta y da a luz a su nieto, hijo de su hijo gay

Las pequeñas ya están en casa con sus felices padres, los que expresaron que siguen tan unidas como en el vientre, y que «con nuestra madre sustituta, estaremos siempre en deuda y no podremos agradecerle lo suficiente por este regalo de dos vidas preciosas. Le agradecemos mucho, no hay palabras que puedan decirle realmente lo bendecidos que estamos’’.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.