Un estudio realizado a personas mayores en Reino Unido nos ha revelado datos impresionantes: dos de cada tres personas mayores LGTB han sufrido discriminación o abuso en el sistema de salud.

El pasado 14 de mayor, en Londres, se llevó a cabo la I Cumbre sobre el envejecimiento y en ella se trataba de identificar los problemas más importantes en cuanto a atención médica, vivienda, asistencia social o servicios financieros. Estos datos serán utilizados para formar la base de su discusión sobre los problemas que enfrentan las personas mayores LGTBI, entendidas en general como las personas mayores de 50 años.

VER: 2019 es el año de la visibilización de las personas mayores LGTBI y la memoria histórica

Las investigaciones han demostrado que, además de encontrar discriminación en la atención médica, las personas mayores LGTB también enfrentan prejuicios en la atención residencial, de enfermería y asistida, lo que les obliga a ocultar su sexualidad o descartar esas opciones para su atención.

VER: ‘No me olvides’ el corto que muestra el amor entre mayores LGTBI

Los resultados del estudio también arrojan información sobre una falta de investigación centrada en las necesidades de servicios financieros de las personas mayores LGTBI, así como una falta de comprensión de las necesidades de segmentos específicos de la población de personas mayores LGTIB, ya que la investigación se centra principalmente en las experiencias de hombres blancos, de clase media, con educación, que viven en núcleos urbanos que participan activamente en la comunidad gay.

Investigaciones recientes, como un informe del Centro Internacional de Longevidad, han encontrado que las personas mayores LGTBI en el Reino Unido sufren de una salud mental y física más deficientes que sus iguales heterosexuales.

VER: El barrio LGTBI de Florida construirá una residencia para mayores LGTBI

Las medidas necesarias para cambiar estas situaciones pasan por modificar el Plan de acción LGTB del gobierno para que se centre más en las necesidades de la población LGBT mayor, dedicando recursos a proyectos que ya se están realizando en la vivienda, sanidad y asistencia social, y sectores legales y financieros. Otra recomendación se centra en la capacitación del personal para mejorar el tratamiento de las personas mayores LGTB.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.