Rubén es un adolescente. Tiene novio, su novio se llama Miguel. Un día ambos estaban teniendo una conversación importante. Era hora de que Rubén saliera del armario con sus padres, pero aún no se decidía sobre la mejor manera de hacerlo.

Sin saberlo, su padre estaba escuchando la conversión. Un gran padre, decidió facilitar la tarea a su hijo y le dejó la siguiente carta:

“Rubén, anoche escuché la conversación que tuviste con Miguel hablando de tus planes para contarme que eres gay. Lo único que necesitas planear es traer el pan cuando salgas de clase, nosotros estamos fuera (como tú ahora). He sabido que eras gay desde que tenías 6 años y te he querido desde que naciste. P.D. Tu madre y yo pensamos que Miguel y tú hacéis muy buena pareja”.

Emociona ver el amor de estos padres por su hijo. Ojalá más adolescentes lo tuvieran así de fácil.

Ver: Carta de un padre a su hija lesbiana.

Ver: Carta de una adolescente: Sin mis dos madres no sería lo que soy ahora.

2 Respuestas

  1. Maria de Lourdes

    que bello sería que muchos padres lo aceptemos haci de facil pero no se si hay mas mamas que papas pero yo tengo un hijo y si desde que era pequeño yo lo sabia así que cuando el no los dijo no tuvo ningun problema conmigo pero con su papa si a pesar de eso no lo ha dejado a la deriva pero se ha abierto un abismo entre ellos que yo le he pedido a dios que algun dia lo entiendan y ojala no sea demasiado tarde

    Responder
  2. Omar Red

    Mi hijo, hace meses me dijo que era gay, no vivía conmigo y planeaba hacerlo, pero tenía miedo de mi rechazo. Me dijo llorando. Respondí que desde su concepción es mi hijo y hasta su muerte lo seguirá siendo, mi amor por él no morirá ni menguará. Meses después vino y fueron los 7 meses de felicidad que pasé en mi vida. Encontró su pareja y ayer partió a su nuevo hogar. Mientras íbamos a la terminal, habló lento y sostenido: papá, los únicos momentos de felicidad que tuve fueron los 7 meses contigo, me sentí una persona, hiciste todo por mí sin quejarte de nada, me diste todo y te veía agotado, pero siempre tu amor y sonrisa me aliviaban. Te amo y dentro de poco quiero que vayas a vivir con nosotros. Ya somos 3 en la familia, no te olvides. Mi amor hacia tí es impagable, soy nuevo. Desde que estamos juntos dejé de sentirme un perro de la calle…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies