¿Niños y mascotas en casa? Puede sonar caótico, a alboroto, a desorden… Pero lo cierto es que es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Crecer con animales tiene múltiples beneficios, tanto para los niños como para los animales.

1) Ayuda a los niños ser más responsables

No se trata de que pidan una mascota y al final termines tú preocupándote de todo, de la comida, del agua, de sacarlos de paseo, de limpiar sus deposiciones, de jugar, etcétera. Es bueno involucrar a los pequeños en el cuidado de las mascotas. Que conozcan sus necesidades vitales y estén pendientes de ellas. Por ejemplo que alguien se encargue de darle la comida o de limpiar la cama del animal, de que siempre tenga agua.

bebe y animales2

2) Empatía y respeto. El sueño de todo padre y madre en sus cabales, es que sus hijos se conviertan en seres respetuosos, empáticos con el otro. Y el cuidado de los animales contribuye mucho con este propósito. Los perros, por ejemplo, enseñan mucho a las personas acerca del amor incondicional. Las mascotas son vulnerables, dependen de nuestro cuidado, de nuestro tiempo. La relación de amistad y el amor que profesamos hacia nuestros animales, el cuidado, nos hace mejores personas, también más respetuosas con los seres vivos en general. Que los niños puedan crecer con este ejemplo es un gran regalo que podemos hacerles. Por otro lado, cuidar de sus mascotas aumenta su autoestima.

 

3) Según un estudio de la Clínica de Mayo, la gente que tiene un perro tiene menos riesgo de sufrir enfermedades del corazón y tienen  más posibilidades de sobrevivir después de sufrir un ataque cardíaco que el resto de los afectados. Una razón más que buena.

 

bebes y perros

 

4) Salud infantil.  La Universidad británica de Warwick ha elaborado un estudio que revela que los niños en cuyos hogares hay animales domésticos tienen un sistema inmunológico más fuerte y faltan menos a la escuela. El grupo de expertos que realizó este estudio, encabezado por la doctora June McNicholas, analizó la saliva de 138 niños y descubrió que aquellos que mantenían contacto con animales domésticos disponían de un sistema inmunológico más robusto y, por lo tanto, corrían menor riesgo de contraer infecciones. Estos beneficios de la convivencia con animales se dan sobre todo en niños de entre cinco y ocho años, indicó el análisis.

¿Más estudios? 397 niños nacidos en el Hospital de la Universidad Kuopio fueron estudiados por un año, sus padres llenaban cuestionarios semanales relacionados con las enfermedades de los infantes y su contacto con los perros. En un análisis de variables múltiples se estableció que los niños que tienen perros en casa eran más sanos que los niños que no tenían contacto con perros, presentando un 30% menos infecciones respiratorias como tos, rinitis y fiebre, así como un 50% menos infecciones del oído. Además necesitaban menos antibióticos durante su primer año de vida que los menores sin contacto a las mascotas peludas.

5) Acariciar animales reduce la ansiedad. Disminuye la tensión y relaja. ¿Niños más relajados? Los dejas acariciando toda la tarde al perro o al gato y ya está. ¿No resulta? Tranquila, si te vuelven loca ya sabes lo que tienes que hacer. Sentarte tú a acariciar al animal.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.