Nos recomiendan nuestros compañeros del blog Ambiente G una película que no he tardado en ver, Shelter. Aunque los temas que trata son variados, es un precioso alegato del amor familiar y el compromiso que se adquiere al cuidar a un niño, un compromiso con uno mismo, el futuro y el amor. Habla sobre la paternidad de un hombre homosexual.

En su tratamiento de los retos y los sentimientos de la paternidad es muy emotiva y muy real. Lo particular de esta obra es que el protagonista, el hombre que se hace cargo de la tarea de la paternidad, es homosexual, y su pareja se une a él en la aventura maravillosa de criar y cuidar a un niño.

El debate sobre la paternidad de las parejas homosexuales sigue vigente en la sociedad española, que en parte se encuentra con sectores que mantienen que un niño precisa de una familia heterosexual para crecer de forma equilibrada.

Sin embargo, la propia realidad nos muestra que, de hecho, son miles las familias en las que no se dan esas condiciones y que son capaces de proporcionar una infancia feliz y una formación adecuada a sus hijos, sean biológicos o adoptados.

Realmente merece la pena ver Shelter y reflexionar sobre qué es preciso realmente para ser un buen padre: atención, compromiso, sensibilidad y capacidad de escucha. Y eso poco tiene que ver con la orientación sexual.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar