Isabel y Lorena se conocieron, se amaron y quisieron un mañana en común. Isabel y Lorena decidieron ser madres. Ser madres las dos. Para lo que precisan estar casadas. Una discriminación, como otra cualquiera, impuesta por ley.

Los preparativos para la boda se fueron trenzando con sus besos, el método ROPA, sus proyectos, sus guiños secretos…

La punción ovárica tuvo secuelas.

Isabel acabó en quirófano y en una Unidad de Cuidados Intensivos.

Hay momentos en que las lágrimas la desbordan como una marea viva. Hay horas en las que el miedo parece volverse sólido. Hay horas. Pero pelea cada hora por recuperar su sonrisa, una de las más hermosas que podáis imaginar. A pesar de las voces que han susurrado que no había que forzar las cosas, que hay otros métodos o que no tenía que hacer lo que hizo. A pesar de la angustia, a pesar de todo, ella mira al frente. Y espera. Porque sabe qué desea. Notar el viento en la cara. Ver a su hija, tan madura, tan bella. Ir a comprar pan caliente. Caminar al atardecer de la mano de Lorena. El olor de las tormentas. Espera. Espera. Porque esos hijos, ahora congelados, aguardan expectantes que mami salga del hospital y pueda casarse con mamá.

Para ti, Isabel. Constructora de vida. Enamorada. Madre presente, madre futura. Mujer entera, lesbiana genial. Que nunca nadie te diga cómo levantar tu vida, tu familia, tus futuros.

 

***

La sangre es más espesa que el agua, afirma  la sabiduría popular, en referencia a los fuertes lazos y la trabazón que, se supone, genera una misma herencia molecular. Los genes, cruzados y entrecruzados serían los que darían consistencia a la familia tradicional, definiéndola y asegurando su subsistencia.

Pues no.

Sucede que las realidades en este mundo nuestro rara vez son inmutables y el parasiempre de ayer se vuelve un puedeser hoy, para extinguirse poco después. La sociedad y la medicina cambian, evolucionan, y con esa evolución se generan nuevos entornos, nuevos conceptos. Nuevas familias. Antes, el binomio de genes y familia era inclusivo y no se podía entender una sin los otros. Hoy es pasado añejo.

Mal que les pese los tradicionalistas de cada época, que nunca faltan agoreros anunciando el fin del mundo y la pérdida de valores con cada redecoración que hace la vida. Pese a los inmovilistas, aferrados a códigos legales que pretenden inmutables, para usarlos como talismán contra los cambios sociales. Pese a los directores de vidas ajenas, dedicados a decirles a otros cómo hacer o qué hacer. Pese a los integrantes de tribus absolutistas tan populares como la de los “porquénoadoptas”, los  “nosepuedetenertodo”, los “dejaloya,quenomerecelapena”, los “noestanmaravilloso” y otros de inteligencia igualmente singular.

Dice Eleonora Lamm (Máster en Bioética y Derecho; Máster en Derecho de Familia) que “las técnicas de reproducción asistida (TRA) provocan la disociación del elemento genético, biológico y volitivo en distintas personas, pasando a ser este último el decisivo en la determinación de la filiación”. “Las TRA no sólo permiten que quien quiere ser padre o madre pueda serlo, habiendo brindado una solución a muchos supuestos de infertilidad, sino que además permiten que madre o padre sea entonces quien ha querido serlo. Ser padre o madre es mucho más que un vínculo genético o biológico: es querer ser padre o querer ser madre; y eso es precisamente lo que permite la filiación derivada de TRA al prever un sistema basado en la voluntad.”

La voluntad procreacional se puede definir como el conjunto de acciones que dan lugar al nacimiento de un hijo, que lo es de sus progenitores con independencia de que exista un vínculo genético o un vínculo biológico con ell@s.

En las parejas heterosexuales, esta voluntad se expresa mediante actividad sexual reproductora, que luego podrá acabar en embarazo o no. En las parejas homosexuales o en mujeres/hombres solos, la actividad sexual nunca tiene carácter reproductor.

La desconexión entre sexo y reproducción en las familias heterosexuales es forzada por el recurso a los métodos de planificación familiar. En el resto de los modelos familiares, la desconexión es la norma y la reproducción pasa por la medicina —y la donación de capacidades reproductivas por parte de terceras personas—, con procedimientos de todo tipo, desde la elemental inseminación casera, hasta los más complejos, como la gestación por sustitución o el método ROPA.

El cómo, cuándo, con quién, etcétera, es algo que, en nuestras familias, decide el padre o la madre, no la naturaleza ni el azar. Ni los “expertos”. Los hijos de tod@s y cada uno de nosotr@s son como son, a todos los niveles, porque así lo hemos dispuesto.

Una gran ventaja. Nuestras hijas e hijos nunca dudarán de las razones por las que están aquí: porque hemos querido que nazcan. Porque hemos removido todo lo que hiciese falta para que naciesen y viviesen. Porque hemos apostado casa y vida a su existencia. Sabrán que están aquí por ser amad@s y querid@s, antes incluso de que fuesen un minúsculo grupo de células. Son las decisiones, los actos, las renuncias y el esfuerzo lo que nos hace madres y padres, lo que substancia la construcción familiar.

Como otras familias, podríamos haber elegido otros genes, otro momento, otra circunstancia, otro entorno vital. Escogimos nuestro proyecto de familia, nuestra vida y elegimos tenerlos. Ell@s son consecuencia de todos y cada uno de nuestros actos.

Y, por encima de todo, son consecuencia del amor.

Amor. Algo que, en nuestras familias, mana a raudales.

“Amar, yo quiero amar con libertad

porque nací mujer para querer

y hacer mi santa voluntad.

Amar sin escuchar el qué dirán

pues todo es hablar… hablar por no callar”

Se dice, tema grabado por Conchita Piquer en 1933

5 Respuestas

  1. Nadia

    No tenia idea que la punción ovárica fuera peligrosa ¿Que fue exactamente lo que ocurrió? Mi novia y yo también queremos recurrir al metodo ROPA, pero no habíamos escuchado algo así antes.

    Responder
    • Isabel

      Hola soy isabel la de la historia,tranquila lo que me pasó a mi puede pasar de 1000 una pero fui yo. Cogí una bacteria al sacarme los ovulos y no daban con lo que tenia hasta que entre en quirófano y vieron la infeccion que habia..con tan mala suerte que al dia siguiente la infeccion se extendio para todos mis organo y entre en un fallo multiorganico me volvieron a operar ..a vida o muerte..pasé muchos momentos muy malos en la uci y ya despues en planta..costó salir..costó luchar..pero lo hice..y hoy mi mujer esta embarazada de casi 3 meses..no me arrepiento de nada merecio la pena luchar por nuestro sueño…

      Responder
  2. Isabel

    Por cierto soy isabel de nuevo esa historia está contada por mi doctor pedro fuentes que fue el angel que me estuvo apoyando en cada momento el esta casado con su marido y tienen un hijo en comun..como medico excelente,como persona..no hay palabras..

    Responder
  3. Isabel

    Hola soy isabel tristemente despues de toda la historia..lorena esta de casi 4 meses y tiene que abortar…viene con síndrome de down..me gustaria hablar contigo pedro este es mi email xula_isa@hotmail.com

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR