Hasta 70 cantantes franceses que encabezan las listas de éxitos han lanzado un nuevo single llamado De l’Amour para apoyar la lucha contra la homofobia.

La encantadora y hermosa melodía cuenta la historia del refugiado gay Azamat: Él fue el primer refugiado a quien esta organización benéfica ayudó a escapar de la persecución en su país de origen.

La canción acaba de ser lanzada en las plataformas de descarga y todas las ganancias de sus ventas se destinarán a la caridad francesa Urgence Homophobie.

Entre los artistas que se ofrecieron como voluntarios para cantar en la pista y aparecer en un video evocador estaban Emmanuel Moire, Christophe Willem y Muriel Robin.

Emmanuel Moire fue uno de los muchos artistas que también relataron sus propias historias de homofobia.

Emmanuel Moire, uno de los artistas participantes

En una entrevista en para la emisora de radio francesa Pure Charts afirmó que había sido víctima de homofobia durante sus años escolares.

“En el patio de la escuela, sentí que no era como otros niños, era diferente. Recibí insultos y abuso verbal homofóbico. Pero qué gay no ha vivido alguna vez en su vida una humillación, palabras violentas que te recuerdan que eres diferente, que no tienes derecho a amar a alguien del mismo sexo que tú y que no tienes derecho a estar ahí”.

Otras estrellas que participan son Christiane Taubira, Marc-Olivier Fogiel, Elodie Frégé, Vincent Dedienne, Camille Cottin, Alex Lutz, Amanda Lear, Elise Lucet, Valérie Damidot, Karine Le Marchand, Daphne Burki, Laurent Ruquier, Christophe Beaugrand, Zabou, Agnès Jaoui, Laura Smet, Amir, Amel Bent, Romane Bohringer, Liliane Rovère y Stéfi Celma.

Urgence Homophobie ha informado de que han lanzado la canción para crear conciencia sobre las terribles situaciones a las que las personas LGTBI se siguen enfrentando.

La organización benéfica tiene como objetivo abordar la homofobia en todo el mundo y ayuda a los refugiados LGTBI de países en los que son perseguidos.

«En algunos países del mundo, el hecho de ser homosexual o trans todavía se considera un delito punible con prisión o la pena de muerte«, dijo la organización.

«Con más del 15% de agresiones físicas adicionales registradas en Francia en 2018 (en comparación con el año anterior), todavía no son libres de amarse o asumir su identidad, incluso en nuestro país».

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.