Justin y Benjamin llevaban un año de relación cuando el segundo decidió que era el momento de dar un paso en la relación. Y no un paso cualquiera, ni de cualquier forma, el paso mas determinante para una pareja y de la forma mas romántica y sorprendente. En Font Myers, de donde son, no esta aún permitido el matrimonio homosexual, pero eso no ha detenido a Benjamin en su deseo de comprometerse de por vida con su hombre. Así es que Ellen aceptó echarle una mano y dejar un espacio en su programa de televisión para una pedida de mano especial.

Haciendo gala de su humor, Ellen le dijo al enamorado: «¿No te parece que es un poco pronto para casaros?» pero éste lo tenía más que claro: «Tiene que ser él», respondió. Disfruta el momento a continuación (el vídeo esta subtitulado en inglés, pero es muy fácil de entender):

También te puede interesar

loading...

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.