El nacimiento de un hijo es un momento inolvidable y es fundamental tener claros los diferentes tipos de parto para disfrutar al máximo de ese instante mágico. Aquí te contamos varias opciones para que puedas elegir la mejor manera de traer a tu hijo al mundo.

El parto natural en el hospital

Es con el que se corren menos riesgos ya que no existe alteración alguna de la madre ni el feto por medio de medicamentos. El médico se centra en los latidos del bebé y en la frecuencia e intensidad de las contracciones. Entre sus beneficios destaca el contacto inmediato del recién nacido con su madre. Si optas por este tipo de parto, deberás tener en cuenta los malestares propios de la fase final del embarazo y es recomendable acudir a cursos de preparación al parto.

parto natural

Parto normal con epidural

A diferencia del parto natural, en éste se utiliza anestesia y medicamentos para el dolor. Usar o no la epidural durante el parto depende de la mujer y de sus circunstancias personales. Además, este tipo de anestesia puede hacer que la mujer controle su trabajo de parto y pre-parto con el mínimo dolor posible y disfrute más del momento del nacimiento de su hijo.

parto_epidural

Parto en el agua

Se trata de una modalidad del parto natural. Una vez que la madre haya superado las dos etapas previas al nacimiento, dilatación y encajamiento; y se inicien las molestias, comienza la fase de hidroterapia, donde el agua circula por medio de filtros a 37 grados de temperatura. A pesar de que pueda preocupar al higiene de esta clase de parto, hay que destacar que está libre de infecciones. El agua caliente permite calmar los dolores y el bebé nace completamente relajado.

Es una de las alternativas que más interés despierta en las mujeres embarazadas, por su sencillez y rapidez. Además se dice que nacer bajo el agua ahorra tiempo, dolor y traumas innecesarios. El contacto con el agua es relajante, disminuye las tensiones de un trabajo de parto y, según las mujeres que lo han probado, hace función de una epidural natural.

Su mayor inconveniente es el precio. Oscila entre los 900 y 1200 euros, incluida la intervención quirúrgica, si fuera necesario.

La realización de este método deber ser orientada y estar siempre supervisada por un especialista, para evitar riesgos para la madre y el bebé.

parto-en-el-agua

Parto asistido en casa

Es un parto natural, pero en casa. Es proceso suele ser más largo ya que puede durar unas 12 ó 16 horas, dependiendo de la madre. Para mitigar el dolor se recurre a un baño de agua caliente, los masajes, etc.

Le asiste una comadrona cuya misión es acompañar a la parturienta, cogerle las manos, ayudarle a encontrar la postura más cómoda en cada momento (en cuclillas, sentada o a gatas), darle masajes… No es muy recomendable si se prevé que puede surgir alguna complicación durante el parto.

parto en casa

Parto por cesárea

Este tipo de parto se realiza cuando el bebé viene con los pies o nalgas hacia abajo o en posición transversal. También al surgir emergencias como una tensión fetal, cavidad pélvica menor al tamaño del bebé, sangrado vaginal o infecciones virales activas que afecten al cuello uterino; entre otras. También existen los partos por cesárea programados.

La cirugía consiste básicamente en una incisión en la pared abdominal y en el útero para extraer al bebé. Existen dos tipos de cisura: una que se realiza de forma longitudinal del ombligo al pubis; y otra en forma transversal y a nivel supra púbico.

parto por cesárea

Y ahora ¿cuál de ellas crees que la mejor elección?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies