Álex es un hombre soltero que vive en Barcelona. Gracias a una entrevista en El Periódico, concedida para abrir mentes y caminos en la maternidad y paternidad trans, conocemos su historia.

Lee también: Dove incluye en su último anuncio a una madre trans

Álex tenía muchas ganas de ser padres, de formar una familia monoparental. ¿Pero en su situación, qué opciones tenía? «Llegó el momento en el que sentí que quería ser padre y no tenía pareja. ¿Cómo lo haces? No tuve muchas dudas: biológicamente. ¿Qué opción para mí es la más fácil? Utilizar lo que la biología me ha dado, que es mi cuerpo, que puede gestar. ¿Por qué no puedo gestar?».

Lee también: Por primera vez el gobierno mexicano incluye a madres lesbianas y trans en su vídeo del Día de la Madre

Los médicos bajaron sus niveles de testosterona, esperó unos meses que la regla bajara y ya cuando el cuerpo estaba estable se quedó embarazado en el primer intento de inseminación artificial.

En el proceso de su transición y de sus ansias de paternidad tuvo que enfrentar varias terapias psiquiátricas, puesto que el ser hombre parece para los profesionales no compatible con los deseos de parir un hijo. «¿Por qué un psiquiatra me ha de decir si yo soy hombre o no? ¿quien eres tu para decirme lo que yo estoy sintiendo? ¿Cuántas maneras hay de ser hombre?¿Cuantas maneras hay de ser mujer? ¿Todas las mujeres sienten exactamente lo mismo con el hecho de ser mujer? ¿Y todos los hombres se sienten exactamente igual por el hecho de ser hombre?».

Lee también: Preciosa familia. La modelo trans y su esposo embarazado

Nuestro sistema no está preparado para que los hombres se embaracen, puesto que Álex enfrentó varias dificultades con la baja por maternidad. Porque si los hombres no se embarazan, no hay opción de marcar esa casilla.

Álex tuvo que renunciar temporalmente a su género masculino, para poder solicitar la baja. Aún así tuvo problemas y tuvo que recurrir a una asociación LGTB para que gestionaran los papeleos y permisos.

Lee también: Un padre amamantando a su hijo desata el amor y la ira en las redes

Inscribir a su hijo fue otro periplo. Un trámite que normalmente toma unos minutos, a Álex le costó 18 días. «Tienes un hijo y lo quieres inscribir. Bien. Pero que un hombre llegue al registro con su hijo es porque lo ha adoptado. ‘¿Dónde está el papel de adopción? Si no lo tienes, no lo puedes inscribir’. Yo lo he parido. ‘Si lo has parido es que eres una mujer’. No, porque mi DNI pone que soy un hombre. Y el problema era: si lo inscribes como su madre no hay problema. El problema es inscribirlo solo con un padre y que no haya una hoja de adopción. Y entras en bucle. Entonces [la juez] tiró para adelante y dijo: tu eres su padre, legalmente eres un hombre, legalmente lo has parido, te inscribo como padre».

Lee también: Niegan a un hombre ser padre de su hijo porque lo dio a luz

El camino del parto no fue menos difícil que todo lo anterior. Álex quería un parto sin epidural, respetuoso y sin tanta gente, sin estudiantes (esto porque a lo largo de su vida se ha sentido muy vulnerado en temas médicos), y no lo consiguió.

Tuvo hasta una psiquiatra, inducción y cesárea. Le decían que no llorara o chillara cuando solo pedía ser acompañado con su comadrona. Fue tal violencia que experimentó que sintió rechazo hacia su bebé los primeros meses. 

Gracias a una terapia esto ya está superado, es un padre feliz y empoderado, que afirma con rotundidad: «no por haber parido a mi hijo soy menos hombre».

Una Respuesta

  1. Noe

    Felicito a este hombre por saber quien y sobre todo, que las leyes de cada país aun tienen sus problemas. Lo importante aca es el apoyo legal, psicológico que deben tener todas las personas que somos Lgbyiq+

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.