Otras veces os hemos contado de diferentes estudios que se han realizado a las familias homoparentales, y como es la norma, salimos bien evaluados como madres y como padres, criando, según estos mismos estudios, hijos empáticos, respetuosos y tolerantes.

Hoy te contamos sobre otro que acaba de salir a la luz, hecho por la universidad belga  KU Leuven, en la que  compararon los logros académicos de mil 200 niños criados por parejas del mismo sexo y más de un millón de niños criados por parejas del sexo opuesto que nacieron entre 1995 y 2005.

Según estos investigadores los hijos de madres lesbianas y padres gays de los países Bajos obtuvieron los mejores resultados académicos.

La investigación que analiza el rendimiento escolar de los niños en los Países Bajos ha indicado que los niños criados por parejas del mismo sexo obtuvieron mejores resultados en las pruebas.

El estudio, que se presentó en enero en la conferencia de la Asociación Económica Americana y se publicó en The Washington Post , analizó los resultados de una prueba estandarizada que los niños de los Países Bajos tomaron al final de la educación primaria, generalmente alrededor de los 12 años.

Para aproximadamente el 18 por ciento de los participantes, los investigadores también recopilaron información sobre los resultados de sus expedientes al final de la educación secundaria.

«Nuestros hallazgos indican que los niños están mejor evaluados particularmente de las parejas del mismo sexo, en comparación con las parejas del sexo opuesto», escribieron los investigadores en el documento titulado «Resultados escolares de niños criados por parejas del mismo sexo: evidencia de Datos del Panel Administrativo «.

Agregaron: “Además, también encontramos que los niños de parejas del mismo sexo continúan superando a los niños de parejas del sexo opuesto en la educación secundaria. Nuestros resultados sugieren que los niños de parejas del mismo sexo tienen 6.7 por ciento más probabilidades de graduarse que los niños de parejas del sexo opuesto».

Los investigadores también explicaron que sus resultados no coinciden con estudios anteriores sobre el tema: en algunos estudios de 2013, en realidad hubo una asociación negativa entre ser criado por parejas del mismo sexo y el rendimiento escolar, mientras que un estudio en 2010 y otro en 2018 no encontraron asociación en absoluto.

Según los economistas, estos estudios anteriores no pudieron distinguir entre los niños criados en realidad por parejas del mismo sexo desde el nacimiento y los niños que simplemente vivían con padres del mismo sexo en un determinado momento.

Los investigadores creen que las condiciones socioeconómicas de las familias homoparentales en las que crecen los niños pueden ser un factor en su rendimiento académico.

«Nuestros resultados apoyan principalmente el enfoque de selección que indica que, dado los largos y costosos procedimientos para que las parejas del mismo sexo obtengan hijos, los padres del mismo sexo generalmente tienen un alto estatus socioeconómico que resulta en una mayor inversión de los padres», afirman en el documento.

De hecho, una vez que controlaron variables como el ingreso, la educación y la edad, la diferencia en el rendimiento entre los niños criados por parejas del mismo sexo y los criados por parejas del sexo opuesto se redujo mucho. «No obstante, la asociación positiva no se eliminó por completo», agregaron los investigadores.

Sin embargo, los investigadores reconocieron que no podían inferir si el género de las parejas del mismo sexo importaba en el desempeño de los niños debido al tamaño de su muestra, y tampoco podían incluir los resultados de niños criados por padres LGBT solteros o casados.

Ojalá todos estos estudios lleguen a ojos de esos homófobos que se empeñan en negar, social y legalmente, que las personas homosexuales tengamos hijos.

Lee también La bifobia en la comunidad homosexual, untabú que necesita soluciones

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.