Hay países donde la homofobia sale cara. Donde odiar y denigrar a personas por su orientación sexual y su identidad de género no es gratuito.

Noruega cuenta con una de las leyes que mejor protege al colectivo LGTB. Desde hace unos años ya se castigaban con cárcel todos esos discursos de odio pero solo a gays y lesbianas. La ley es de 1981, ahí ya se penalizaba la discriminación, pero esta se ha ido endureciendo con los años.

Lee también: Pareja gay reparte mascarillas LGTB en Polonia para frenar al virus y la homofobia

Ahora el parlamento noruego ha decidido ampliar esa legislación de su código penal, reemplazando por ejemplo el apartado «orientación homosexual» por «orientación sexual«, e incluir así a los bisexuales, a la vez que se ha agregado la discriminación por identidad de género y proteger así a las personas transgénero.

¿En qué consiste el castigo para los LGTBbófobos? Los discursos de odio que se den contra gays, lesbianas, bisexuales y trans en el ámbito privado se castigan con un año de cárcel. Los que se den en la esfera pública reciben un castigo de hasta 3 años de cárcel. 

Lee también: El Rey de Noruega da un discurso cargado de aceptación al colectivo LGTB

Muchas personas se oponen a esta ley diciendo que limita la libertad de expresión. No obstante, recordemos que el odio al colectivo LGTB no es una opinión personal, no. Así como el racismo. Es una lacra que expanden los que se sienten superiores y que sin duda afecta y divide.

Ya nos gustaría aquí una ley como esa, varios políticos de extrema derecha estarían ya siendo juzgados.

Lee también: Noruega celebra su primera boda gay religiosa

Con respecto a este importante cambio en la ley, la vicepresidenta de la Asociación de Personas Transgénero de Noruega, Birna Rorslett manifestó: «Estoy muy aliviada en realidad, porque la falta de protección legal ha sido una monstruosidad para las personas trans durante muchos, muchos años».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.