Malas noticias nos llegan desde Portugal. Si bien el pasado mes de octubre celebrábamos que el Parlamento portugués aprobase la adopción por parte de parejas homoparentales, ayer el presidente luso, Aníbal Cavaco Silva, se negó a promulgar dicha ley.

El jefe del Estado optó por devolver al Parlamento ese decreto junto con el que retiraba trabas al aborto para que sean debatidos nuevamente por la Cámara, y justificó su decisión por las dudas que le suscitan estos cambios legislativos.

Las dos medidas fueron de las primeras aprobadas por el Parlamento tras los comicios legislativos del pasado mes de octubre.

En el caso de la adopción homoparental, la norma contó con el voto a favor de los socialistas -actualmente en el Gobierno- y el resto de fuerzas de izquierda, a los que se sumaron 19 diputados del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha).

El jefe del Estado justificó en un comunicado su decisión por considerar que está aún por “demostrar” que la norma “promueva el bienestar de los menores y se oriente en función de sus intereses”, que deben “prevalecer” sobre cualquier otra disquisición.

El matrimonio igualitario se legalizó en Portugal en 2010, también con los socialistas en el poder, aunque sin derecho a adopción.

Entonces, el conservador Cavaco Silva devolvió igualmente el decreto al Parlamento antes de sancionarlo definitivamente, no sin dejar patente estar en desacuerdo con la norma.

La Constitución otorga al jefe del Estado la capacidad de “veto absoluto” a las leyes aprobadas directamente por el Gobierno pero no así por el Parlamento, que está obligado en última instancia a promulgar.

El presidente luso -que dejará el cargo el próximo marzo tras una década en el Palacio de Belém- recalcó que la nueva ley “introduce una alteración radical y muy profunda permitiendo la adopción plena y sin restricciones a parejas del mismo sexo, algo que siempre había sido excluido por la legislación en vigor”.

“Es importante asegurar que un cambio tan relevante en una materia de gran sensibilidad social no entre en vigor sin ser precedida de un amplio y esclarecedor debate público”, abundó.

Cavaco Silva, católico practicante, será sustituido en marzo por Marcelo Rebelo de Sousa, quien ganó ayer las elecciones presidenciales con un 52 % de los apoyos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar