Quizás te pase como a mí, que vives tu vida con mucha tranquilidad, te sientes, joven, fértil, y cómo no, si recién tienes 37 años.

Hasta el día en que intentas embarazarte y no lo logras, después de 3 inseminaciones artificiales fallidas te haces la prueba que mide tu reserva ovárica, la antimulleriana, y te dicen que tu fertilidad es como la de una mujer de 45 años, que no tienes opción a embarazarte con tus propios óvulos.

Lee también: Los 3 tratamientos preferidos por las lesbianas para ser mamás

A algunas esta noticia les cae como un jarro de agua fría, fue mi caso. Enterarme por ejemplo de que la fertilidad no siempre está correlacionada con la edad. Que quizás llegas a los 40 siendo muy fértil o a los 35 has dejado de serlo.

¿Cómo puedo medir mi reserva ovárica? La tecnología avanza a tal punto que ahora te llega un test a casa para medir la hormona antimulleriana por solo 35€. Un pinchazo en el dedo y ya está, podremos tener los resultados sobre cuántos ovocitos nos quedan disponibles y ya con esa información tomar decisiones sobre nuestra maternidad.

¿Y cuándo ya es demasiado tarde?

No todo está perdido. En muchos casos, toca hacer el duelo genético, sabiendo que cumplirás tu sueño de ser mamá, aunque no estarás ligada genéticamente a tu hijo. Sabemos que este duelo suele ser motivo de desilusión, tristeza… pero gracias a la “epigenética” esto puede cambiar, ya que el vínculo entre madre e hijo durante la gestación es tan íntimo que esa interrelación condiciona la expresión genética del futuro bebé.

¿Cómo ser mamá con la antimulleriana baja? Hemos preguntado a Ovoclinic, la clínica lesfriendly, y nos da 3 opciones:

  • Método ropa: para las mujeres lesbianas que están casadas es una gran posibilidad. En una pareja la que tiene la mejor reserva ovárica puede aportar sus óvulos y la otra, la que no puede embarazarse con sus propios óvulos puede ser la que lleve a cabo el embarazo y ser la madre gestante. Este tratamiento es una forma preciosa que involucra activamente a ambas mamás en la concepción de su bebé.
  • Ovodonación
    Cuando no podemos embarazarnos de nuestro óvulo, la ovodonación es una eficaz respuesta, con una alta tasa de embarazo.
    Ovoclinic trabaja con Ovobank, un banco muy grande de donantes con un estricto proceso de selección (solo el 30% son seleccionadas). La clínica busca una donante con las características más similares a las nuestras gracias al programa Ovomatch. Esos óvulos, jóvenes y fértiles, son fecundados son semen de donante y ya cuando se forman los embriones nos transfieren uno, el resto se congela para futuros intentos o hermanitos.
  • Embriodonación

La adopción de embriones es un procedimiento bastante sencillo. Se trata de embriones que se encuentran vitrificados y son de mujeres que ya consiguieron su objetivo de quedarse embarazadas y decidieron donar sus embriones para ayudar a otras futuras mamás.

A diferencia de la ovodonación, no tenemos que pasar por la fecundación de los óvulos ni la espera, simplemente se buscan embriones compatibles con nuestro grupo sanguíneo y características físicas. Para poder ser donados los embriones deben proceder de óvulos de mujeres menores de 35 años.

El procedimiento es bastante sencillo. Preparamos nuestro endometrio con estrógenos durante unos 12 o 14 días, cuando ya está listo para recibir al bebé el embrión se descongela y se transfiere a nuestro útero. 

Si aún no sabes cómo está tu reserva ovárica, te recomiendo que te hagas el test, y si ya lo has hecho y la tienes baja, tranquila que no todo está perdido.

Si quieres más información contacta con Ovoclinic.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.