El Tribunal de menores de la ciudad italiana de Padua le ha retirado la custodia de un niño de 13 años a su madre porque consideran que él es “demasiado afeminado”.

Según los medios italianos, el motivo que se ha dado en el informe de los Servicios Sociales es que el niño es “demasiado afeminado” porque “su mundo afectivo está relacionado casi exclusivamente con figuras femeninas y la relación con su madre está marcada con aspectos de dependencia, con la consecuente dificultad de identificación sexual”.

El Tribunal de menores ha señalado también que el niño es “diferente en todos los sentidos, y hace alarde de actitudes afeminadas de forma provocativa”, puesto que el niño había acudido en algunas ocasiones con los ojos y las uñas pintadas, así como con brillo en el rostro. Ni aún sacado de contexto esto podría considerarse motivo suficiente como para que a una madre le quitaran la custodia de su hijo; si le sumamos el hecho de que la madre ha asegurado que eso sucedió durante Halloween, la decisión es escandalosa. Y así es exactamente como la ve el abogado de la familia, Francesco Miraglia. “Me parece una medida de discriminación pura“, ha señalado.

Por supuesto, la familia se ha mostrado totalmente indignada por la decisión, y piensa rebatir la sentencia. La madre se ha declarado dispuesta a luchar por su hijo hasta el final, para así tratar de evitar mediante cualquier método que se lo quiten.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar