Cuando hacemos un método ROPA (tratamiento de reproducción asistida exclusivo para mujeres lesbianas donde una dona el óvulo y la otra lo gesta), el poder de decisión lo tenemos nosotras. Somos nosotras las que vamos a construir nuestro propio proyecto de maternidad, y por lo tanto también tenemos que ser las que elijamos quién donará sus óvulos y quién será la mamá gestante.

¿Pero esto siempre es así?

Al llegar a una clínica de fertilidad para empezar un tratamiento, una de las primeras dudas que surgen es: ¿De verdad vamos a poder elegir libremente?

Por lo general, sí. Siempre que tanto tú como tu pareja estéis en condiciones de donar vuestros óvulos o de soportar un embarazo, no importa cuál de las dos haga qué. Pero normalmente, el médico que lleve vuestro caso os aconsejará sobre cuál debería donar sus óvulos o recibir los embriones.

Estos consejos se basan en las pruebas médicas que os realizarán antes de empezar el tratamiento, y servirán para que tengáis las mayores posibilidades de volver a casa con un bebé sano. Pero además también pueden serviros para tomar la decisión si aún no tenéis muy claro cuál de las dos será la gestante o la donante.

VER: El método ropa paso a paso

Estos son los principales criterios que se tienen en cuenta:

Deberías ser la mamá donante si…

  • Eres la más joven: La edad tiene un efecto muy negativo en la capacidad reproductiva. Especialmente a partir de los 35 años, la calidad de los óvulos empieza a reducirse drásticamente, lo que significa que será más difícil conseguir un embarazo con ellos. Además, existen más posibilidades de que se produzcan abortos espontáneos.
  • Tienes la mayor reserva ovárica: Es decir, tienes más óvulos disponibles en tus ovarios. Esto es importante a la hora de hacer la estimulación ovárica, porque cuanto mayor sea tu reserva ovárica más posibilidades hay de conseguir embriones de calidad. Esto os lo dirán en la clínica en la que realicéis el tratamiento, con una prueba ecográfica. La reserva ovárica también está muy ligada a la edad.
  • No portas enfermedades genéticas dominantes: Son las enfermedades que solo necesitan los genes de unos de los progenitores para manifestarse. Como se transmiten únicamente a través del material genético (óvulos o esperma), no habría peligro en que seas la madre gestante.

Deberías ser la mamá gestante si…

  • Tu reserva ovárica es menor: Si tu reserva ovárica es inferior a la de tu pareja, es recomendable que sea ella la donante y tú la que geste al bebé. Hasta los 50 años puedes tener un embarazo con todas las garantías, siempre que el embrión tenga una alta calidad.
  • No sufres enfermedades incompatibles con el embarazo: Por muy bueno que sea el embrión que te transfieran, a veces el útero no está preparado para recibirlo. Ocurre, por ejemplo, con la endometriosis, que es una causa de infertilidad muy común entre las mujeres. También puedes pólipos o miomas, que son bultos de carne dentro del útero. Aunque suelen ser benignos y normalmente ni siquiera duelen, su presencia hace más difícil que se produzca el embarazo.
  • No presentas factores de riesgo de aborto: Si eres diabética, sufres hipertensión o trombofilia es posible que, por seguridad, te aconsejen que sea tu pareja la que geste al bebé con tus óvulos. Estas patologías son factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de que el embarazo termine de forma prematura.

Si tenéis dudas, lo más seguro es que os pongáis en manos de profesionales que puedan orientaros. En Ovoclinic Madrid y Barcelona llevan mucho tiempo ayudando a parejas de mujeres a cumplir su sueño de ser madre juntas. Además, para ofrecen un 10% de descuento en el Método ROPA para todas las lectoras de Oveja Rosa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.