Nunca el colectivo LGTB había estado tan presente en una institución política como es el parlamento.

Hasta ahora la máxima representación estaba en Reino Unido, con un 7%, donde 45 de los 650 parlamentarios se declaran gays, lesbianas, bisexuales y trans. 

Lee también: Gales prohíbe a los padres impedir que sus hijos reciban educación sexual e inclusiva LGTB

Desde que la Primera Ministra laborista Jacinda Ardern ha sido relecta con una aplastante mayoría, la configuración del parlamento ha hecho historia, puesto que el 10% de los escaños están ocupados por lesbianas, bisexuales, gays y trans

No solo es inclusivo en materia LGTB, puesto que de los 120 escaños más de la mitad son mujeres, y 16 pertenecen a minorías étnicas. ¡Nos encanta!

Justo antes de las elecciones la diputada lesbiana Louisa Wall afirmó: «Los números sí que importan. «Tenemos una masa crítica con gran visibilidad y se nos ve como válidos. Si terminamos siendo el parlamento más representativo de LGBTQI en el mundo, eso sería simplemente genial».

Lee también: Por fin Europa elige a su primera ministra trans

Jacinda Ardern es una de las políticas mejor valoradas del mundo en su gestión contra el coronavirus, ha sabido mantener a raya a los populistas de extrema derecha (que envidia) y tiene el poder suficiente como para gobernar sola, de todas maneras hará coalición con el partido de los verdes, donde también encontramos representación LGTB.

«Varios diputados de larga data – de edad, blancos, varones – se han ido, pero han sido reemplazados por una nueva población mucho más diversa – Maorí, Pasifika, otras etnias y la comunidad del Arco Iris», dijo. «La mitad de los miembros del grupo de trabajo son mujeres. El partido laborista y los verdes representan la cara contemporánea de Nueva Zelanda en el parlamento«, afirma el analista político y profesor universitario Paul Spoonley.

Nos alegramos por Nueva Zelanda y manifestamos también nuestra envidia, no solo por la configuración de un gobierno tan inclusivo y representativo, también porque el nivel político es muy superior, no como lo que nos estamos acostumbrando a ver en España últimamente, un espectáculo bochornoso tras otro, donde los políticos no están a la altura de sus ciudadanos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.