La pequeña, de 4 años, nació en Ecuador pero no es ecuatoriana y aún no ha podido ser inscrita en el Registro Civil de Ecuador. Todo porque el Estado no le permite legalmente tener dos mamás.

Es la hija de una pareja de lesbianas británicas que residen desde hace nueve años en el país sudamericano y que ha buscado sin éxito registrar con sus dos apellidos a la niña, nacida en diciembre de 2011 tras la inseminación artificial de una de las mujeres.

El Registro Civil ha dicho que sí puede inscribir a la menor, pero en su cédula de identidad aparecería solo el apellido de la mujer que la concibió.

Autoridades judiciales ecuatorianas han señalado que las normas del país no contemplan la adopción ni el registro de menores por parte de parejas del mismo sexo.

Pero la pareja formada por Helen Bicknell y Nicola Rothon no está dispuesta a que se inscriba a la niña al igual que una hija de madre soltera, pues siente que se están afectando sus derechos. “Una persona no puede tener limitado el derecho a tener una familia por su opción sexual”,afirman.

Nicola Rothon (izq.) y Helen Bicknell

Nicola Rothon (izq.) y Helen Bicknell

La Constitución de Ecuador señala que “el matrimonio es la unión entre hombre y mujer” y que “la adopción corresponderá solo a parejas de distinto sexo”.

En estos cuatro años, dos instancias del sistema judicial ecuatoriano han fallado en contra de los argumentos de la pareja de lesbianas.

Actualmente el caso está en manos de la Corte Constitucional, donde la semana pasada tuvo lugar una audiencia con las partes.

En una entrevista con BBC Mundo, Helen Bicknell comenta que en Reino Unido reconocieron a la niña como hija de la pareja y le otorgaron el pasaporte británico a la menor, quien reside en Ecuador como extranjera, con una visa de amparo emitida por la Cancillería ecuatoriana. No obstante, la falta de una inscripción en el Registro Civil de Ecuador puede causar problemas prácticos para la menor.

“Creo que la niña va a encontrar problemas en el futuro, porque no tiene un certificado de nacimiento”, señala Helen. “Por ejemplo, en el caso más feo de que se muera Nikki (Nicola Rothon), yo no tengo derechos aquí como su madre. O si yo quisiera viajar a Inglaterra sin Nikki, me pueden decir que no puedo llevar a la niña porque no soy su madre“.

Además a Helen le preocupa que, si ocurre un accidente y la niña va a un hospital en Ecuador, “tal vez yo no puedo entrar porque no soy su pariente legalmente”.

“Si fuésemos ecuatorianas, hubiera sido casi imposible seguir luchando cuatro años sin nada de papeles para la niña”, expresa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies