Al igual que pasase en España con el autobús de la vergüenza, en Italia ha surgido un vehículo que recorre la ciudad de Roma con un cartel, vamos a decir, un poco homófobo (nótese la ironía), además de cartelería expuesta en varios puntos de Roma. La alcaldesa de la ciudad, Virginia Raggi, ha comentado que los carteles de los “pro-vida” contra la gestación por subrogación, que se dirigían específicamente a las parejas gays, deberían eliminarse después de una reacción pública en la ciudad.

Las vallas publicitarias están patrocinadas por la organización pro-vida, ProVita, y muestran una imagen de un bebé con un código de barras, mientras una pareja está detrás de él, sin darse cuenta de la angustia del niño. El cartel dice lo siguiente: “Dos hombres no hacen una madre”.

La alcaldesa ha ordenado la eliminación de las vallas publicitarias, alegando que violan los Reglamentos de la ciudad.

“La explotación de un niño y una pareja gay ofende a todos los ciudadanos”

La Ley dice que el contenido que no respeta los derechos y libertades individuales no está permitido. La orden ha sido elogiada por los grupos LGTB en Roma, incluidos Circle Mario Mieli y Rainbow Families, quienes dijeron en una declaración conjunta que estaban encantados por la decisión.

Mientras tanto, ProVita ha acusado a Raggi de censurar su mensaje. El presidente de la organización, Antonio Brandi, ha dicho que la persona más ofendida debería ser, palabras textuales, “el bebé puesto a la venta para parejas homosexuales y destinado a ser arrebatado de la madre que lo dio a luz”.

No sabemos que habrá podido pasar por la cabeza de la alcaldesa en estos meses de verano, ya que en el mes de junio la activista italiana Inma Battaglia invitó a Virginia (entre otras personalidades) a participar en la Manifestación del Orgullo y declaró que:

“Abbiamo invitato Virginia Raggi al Gay Village. Come ogni anno ho mandato l’invito ufficiale a tutti. Credo non ci sia esponente dei 5 Stelle che non abbia ricevuto l’invito. Non ci hanno mandato nemmeno una risposta di cortesia. I nostri inviti sono tutti caduti nel vuoto”.

“Invitamos a Virginia Raggi a la Villa Gay. Como todos los años, envié la invitación oficial a todos. Ni siquiera nos enviaron una carta de cortesía. Todas nuestras invitaciones han caído en saco roto”.

La subrogación actualmente es ilegal en Italia, sin embargo, muchas parejas viajan al extranjero para tener hijos. Es el caso de Chiara Foglietta, una concejala en Turín, que utilizó inseminación artificial en Dinamarca para tener un bebé a principios de este año.  Ella y su mujer, Micaela Ghisleni dieron la bienvenida a su hijo, Niccolò Pietro, el 13 de abril.

Foglietta reaccionó a la noticia de los carteles homófobos haciendo una publicación en sus redes sociales.

“Dos personas que se aman forman una familia”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies