El Senado de Indiana (EEUU) ha aprobado un proyecto de ley que regula que las clases sobre sexualidad y su diversidad no son obligatorias sino optativas con lo que deja en mano de sus familias que asistan o no. Pero no solo pueden no asistir a una clase entera sobre una materia sino que si en alguna clase se va a hablar de algún tema controvertido se avisa a las familias para que decidan si les dejan acudir ese día. Realmente pone los pelos de punta.

Además, no existe un registro oficial de qué escuelas ofrecen educación sexual ni qué enseñan en la clase con lo que se hace difícil elegir centro educativo en base a esas preferencias. 

El proyecto de ley del Senado 65 fue aprobado por 37 votos a favor y 12 en contra de los defensores de la educación sexual inclusiva y desde ya el Departamento de Educación de Indiana exige que las escuelas que deseen enseñar educación sexual enseñen también la abstinencia como el estándar esperado para menores en edad escolar.

Su impulsor, el senador Dennis Kruse, comentó: “Si algo necesita el consentimiento de los padres, es un estudio sobre la sexualidad humana. Creo que la gente sabe muy bien lo que es bueno y lo que es correcto, lo que es moral y lo que no lo es“.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar