Emile griffithEmile Griffith llegó a ser Campeón Muldial de Boxeo, compitiendo tanto en la categoría welter como en la mediana. Era el primer nativo de las Islas Vírgenes de EEUU en ser campeón del mundo, pero algo cambió para siempre su vida el 24 de marzo de 1962. Había llegado el día de un esperado combate y su contrincante, Benny Paret, aprovechó el pesaje de ambos para llamarle maricón publicamente y darle una palmada en el gluteo burlonamente, aludiendo a los rumores sobre su homosexualidad. Aquello estuvo a punto de terminar en un combate adelantado, pero Griffith aguantó la rabia y cayó.

Sin embargo su ira era tan extrema, según cuenta el escritor estadounidense Norman Mailer, quien vivió y relató el suceso en su periódico, que el verdadero combate acabó con Paret en coma. Mailer cuenta en su artículo como los golpes de aquel encuentro retumbaron en la arena como si se tratara de un bate golpeando una calabaza.

El boxeador murió diez días después.

Emile no volvió a ser el mismo. Empezó a perder combates. Él mismo explicó a su público que desde el accidente cuidaba mucho sus golpes, temiendo que volviera a pasar algo semejante. Sin embargo, aunque no volvió a tocar la gloria del boxeo, Griffith ya era una leyenda para los amantes de este deporte.

Hasta que cuarenta años (foto inferior) más tarde se llenó de valor y confirmó su homosexualidad en público. Desgraciadamente esta revelación le supuso el rechazo colectivo de su gremio y sus fans.

1378380460870

Una frase dolorosa resumió el costo de hacer pública su vida privada: “Cuando maté a un hombre me lo perdonaron, pero cuando dije que amo a un hombre me dejaron solo”.

 

El puertorriqueño Orlando Cruz es un boxeador en activo que hace poco afirmó ser gay. Para él tampoco ha sido fácil, pero habla con admiración y tristeza de su colega de profesión: “En los años que vivía Griffith lo mataban si aceptaba que era gay”, afirma con rotundidad, “Negro y homosexual, eso era lo peor en la época de Griffith”

Orlando disputó el Campeonato Mundial de Peso Pluma de 2013 con un calzoncillo con los colores del arcoiris, en lugar de los de la bandera de su país, como es costumbre.  El boxeador afirma que ser visible da referentes a una población, la deportista, que vive bajo el peso de los estigmas.

Sin duda, este hombre no solo es valiente en el ring. 

orlando cruz boxeador gay

Ver también El boxeador gay, Orlando Cruz, se casa

3 Respuestas

  1. yo mismo

    Menuda brutalidad. Tanto el propio boxeador como el árbitro que permitió golpearlo hasta dejarlo en coma. No me parece una leyenda, me parece un asesino. No hay excusa para matar a nadie, por mucho que te insulten. Si los gays estamos pidiendo que nos respeten y no nos agredan, ¿cómo vamos por ahí llamando leyenda a un tipo que mató a otro por llamarle maricón?

    Responder
  2. Manu

    Parece que hay dos enfoques en disputa: pongámonos también en el lugar del boxeador y la mentalidad o cultura que hay en esos deportistas, sobre todo en esos años.
    Comparto la duda ante si es un deporte o una simple brutalidad, pero ellos no tienen esa duda, les gusta su deporte y lo practican con las reglas del box, incluyendo el riesgo de quedar graves o muertos porque se trabaja con los instintos de la agresividad , aunque “educados” o controlados. Él no mató al su rival, su rival se murió por efecto secundario de la pelea de box. Ambos corren ese riesgo, incluso los que boxean hoy. (Por éso también deseo lo prohiban como deporte digno, así como al rodeo y a los toreros, por razones bastante difundidass hoy).
    Se entiende de la entrevista a Griffith que boxeó con más rabia ese día, tal vez descargó su ira, pero no queda claro que conscientemente haya buscado la muerte del contendor; queda como argumento el efecto posterior que en él le causó el desenlace mortal de su rival. Lo iportante es ver a que cosas conduce la represión social de los gay,lesbianas y otras identidades sexuales dentro de un orden predominantemente heterosexual, peor aún si son intolerantes; a este deportista incluso hoy sus fnas y colegas le dan la espalda por haber dicho que es gay. Terrible es éso también.
    Una cosa es opinar desde fuera, como gay o como heterosexual no boxeador, y la otra es ser boxeador y también gay con el agregado de tener que racionalizar él todo eso. No le fue facil ni lo es hoy para casos similares.
    Esto requiere un ejercicio de empatía especial, complejo, porque debemos suspender por un momento nuestro posible repudio al boxeo y a esa forma de violencia; pero es ahí donde precisamente se valoran y se requiere la capacidad de comprender al otro como persona, sin por eso estar de acuerdo en este caso, sin ser boxeadores y también sin ser gay; es asunto del lector.
    A mí me llega el mensaje como un testimonio de gente que está acorralada por una cultura y una sociedad, en un momento dado, y que no pueden ser libremente gay o lo que su personalidad desea; éso es violencia estructural, instalada socialmente. La violencia del box en este caso es casi una anécdota circunstancial comparada con esa otra, la censura social, que niega a esas personas su derecho a ser como los demás. Pudo tratarse de un militar-comando-karateca y gay o de un policía o bombero o cualquiera de esas actividades asociadas con “machos rudos” y se entendería de todos modos el problema que tuvo Emile Griffith. Espero que no perdamos de vista el tema de fondo.
    No tenía idea yo de este hombre y agradezco haber podido por este medio leer su caso.
    Llegué acá por un mensaje de correo en que una amiga psicóloga me envió esta página, porque en mi país, Chile, los niñxs trans exigen ser respetados por el Estado; un tema emergente y nuevo para nosotros los adultos, pero que nos sorprende positivamente porque son niños y niñas con ideas muy claras y con un fuerte apoyo familiar…creo que mi sociedad aprenderá rápido a integrar y respetarlos. Saludos a los productores de Ovejarosa, muy buena página web hacen, me informé bastante y eso me ayuda a aprender y comprender más.

    Responder
  3. Erick del castillo

    Temo que se esta haciendo recurrente hablar de los gays, en el Perú existen tribus de nativos que viven ajenos a la civilizacion occidental y a su modo son felices, se les dice “no contactados” y mientras menos se habla de ellos mejor, eso mismo debemos hacer con la gays, no hablar de ellos a no ser que sea necesario, dejemos que sean felices viviendo a su modo y como ellos quieran…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR