En estos días, las asociaciones y organizaciones defensoras de los derechos de las personas LGTBI arremetieron contra el gobierno de Sebastián Piñera por no impulsar en el Congreso de Chile un proyecto de matrimonio igualitario.

Chile, que es un país conservador, ha registrado en los últimos 20 años avances tan importantes como la aprobación del divorcio, el aborto (algunos casos) y la unión civil de parejas del mismo sexo. Sin embargo, para el Presidente y muchos de sus seguidores el matrimonio no puede ser igualitario porque es entre un hombre y una mujer.

VER: Madres lesbianas en un anuncio de una compañía telefónica en Chile

La asociación más importante del país, Fundación Iguales y el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH), acudieron a la Contraloría General de la República, que vela por el correcto funcionamiento del Estado, para acusar al gobierno de incumplir un acuerdo de 2016 con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el matrimonio igualitario.

En el Congreso, la Comisión de Legislación y Justicia abordó el martes el tema del matrimonio igualitario y escuchó un par de intervenciones, pero no votó la idea de legislar o no sobre el asunto ante la ausencia de dos senadores que participaron en un acto oficial. Tendremos que esperar al mes de octubre para que esta cuestión se trate nuevamente.

VER: Se aprueban las adopciones homoparentales en Chile

Si el proyecto contara con el apoyo del gobierno, este podría ponerle urgencia y apurar el debate. Pero no es el caso.

Rolando Jiménez, coordinador del MOVILH, criticó la reunión de la Comisión y la calificó como «totalmente inútil e ineficiente, pues no se avanzó ningún paso. Hace mucho tiempo que la Comisión debió votar la idea de legislar».

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.