Una iglesia de Charlotte, Carolina del Norte, decidió mostrar su apoyo público al colectivo LGTB local (y quien quisiera entrar en su ciudad y en su iglesia) y colgó de su entrada la bandera arcoíris y pintó su puerta igual.

A fecha de hoy, llevan 7 ataques entre los que cuentan pintadas como la que os mostramos. No dudan en verter su odio y su intolerancia hacia una comunidad (la religiosa) que si bien nunca fue muy amiga de los gays y las lesbianas también es cierto que ha demostrado que dentro de sus filas hay quien ha decidido que todos y todas somos hijos de Dios (para quien se lo crea).

Para conseguir arreglar los desperfectos y, suponemos, que para llevar a cabo actividades propias de la iglesia, les han abierto una campaña GoFundMe y llevan ya más de 5.000 dólares recaudados.

«Si bien ésta podría ser una razón para temer, elegimos unirnos más fuerte que nunca, listos para continuar dando la bienvenida», dice la página de GoFundMe.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar