En el año 2004, los votantes del estado norteamericano de Oklahoma aprobaron en referéndum una enmienda constitucional que limitaba el matrimonio a la unión entre el hombre y la mujer.

Diez años después, y a raíz de una demanda interpuesta por una pareja homosexual, un juez federal llamado Terrence Kern ha derogado la enmienda que prohibía la celebración de matrimonios entre personas del mismo sexo en Oklahoma dictaminando que esta enmienda viola la Constitución estadounidense.

Aún así, nada más anunciar la derogación de esta enmienda homófoba, el propio juez ha decidido suspender su fallo de inmediato por estar pendiente de una apelación sobre este tema, por lo que los gays de Oklahoma todavía tendrán que esperar algo para poder contraer matrimonio.

Fuente: Ambiente G

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.