Pete Buttigieg, alcalde de South Bend (Indiana), acaba de formalizar su carrera por la candidatura demócrata a la Casa Blanca ante más de 6.000 seguidores, con un discurso en el que reivindicó la necesidad de un relevo generacional para arrebatar al poder al presidente Donald Trump.

Buttigieg, de 37 años, ha generado un tirón sorprendente entre los votantes, debido en parte a su atípico perfil: es joven, homosexual, progresista, hijo de inmigrantes, veterano en la guerra de Afganistán, formado en Harvard y Oxford, y además toca el piano y habla siete idiomas, entre ellos español, informa Efe.

“No es lo que yo tenía en mente para mis 38 años. Pero vivimos en tiempos que nos obligan a actuar. Esto no va de ganar unas elecciones. Sino de ganar una era”, dijo.

Si llegara al poder, Buttigieg no solo sería el primer presidente de Estados Unidos abiertamente gay, sino también el más joven

Buttigieg pidió creer en «una nueva primavera estadounidense» en su discurso, en el que relató sus retos personales y la diferencia que marcó en su vida la legalización del matrimonio homosexual en el 2015, que le permitió casarse con su actual esposo, Chasten Glezman, en junio de 2018.

Pete Buttigieg (izq.) junto a su marido Chasten Glezman

Buttigieg busca desmarcarse de los demócratas más progresistas y su discurso está dirigido a votantes demócratas moderados, independientes de centro y republicanos decepcionados.

En los últimos meses, Buttigieg ha aparecido con frecuencia en programas de noticias y programas de entrevistas de la televisión nacional y ha desarrollado una sólida red social que sigue su mensaje de que el país necesita “una nueva generación de líderes”.

De ganar las elecciones, sería el primer presidente abiertamente gay, y el más joven, de la historia de Estados Unidos.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.